A diferencia de Tía María, presidente Vizcarra pone el pecho por Quellaveco

Ayer comenzó un paro indefinido contra Quellaveco y esta vez el mandatario ha dado un paso al frente en la defensa de la minería formal. A diferencia de Tía María, el presidente Vizcarra sí ha puesto el pecho por Quellaveco. Dijo hoy que este proyecto “sí garantiza el cuidado ambiental y compromiso social de apoyo para el desarrollo de la región”.

La minera global Anglo American señaló además que sí cumplen los acuerdos con la región de Moquegua pactados en el 2012 y que por tanto no hay razón para entorpecer la construcción de Quellaveco, proyecto minero de US$5,300 millones cuya ejecución comenzó oficialmente en julio del año pasado. Ayer el gobernador regional de Moquegua Zenón Cuevas anunció el inicio de un paro en contra de la minera porque, alegó, esta no cumple con el porcentaje de contratación de mano de obra local y además contamina.

“Al mes de junio, el 96% de la mano de obra no calificada proviene de Moquegua, por encima del acuerdo establecido de contratación de un mínimo de 80%. Además, hemos contratado 3.374 trabajadores calificados de Moquegua, que en total suman 4,964 entre calificados y no calificados, número que ha sido verificado por el Comité de Monitoreo integrado por autoridades locales y representantes de la sociedad civil”, señala la minera con sede en Londres en un comunicado.

Anglo American señaló que desde el inicio de las obras, realizaron compras mensuales por S/12 millones en promedio y se capacitó a 400 empresas locales a través de los programas Progresa Moquegua y Emerge Perú.

En cuanto a la educación, Anglo American menciona que ha cumplido los compromisos a favor de la educación en Moquegua. «Desde el 2012 hemos invertido más de S/11 millones en iniciativas para fortalecer la educación y capacitación de más de mil los jóvenes en la región», afirma. 

Sobre la supuesta contaminación del agua fresca, la minera sostiene que «no se está contaminando el río Moquegua con las obras de construcción. Mediante reiteradas fiscalizaciones por parte de las autoridades competentes se ha verificado que el proceso de construcción se realiza cumpliendo todos los estándares en calidad ambiental. No se está arrojando escombros ni químicos ni ninguna sustancia al río».

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)