Algo está fallando: ¿por qué los peruanos más pobres viven en regiones históricamente mineras?

Algo está fallando: ¿por qué los peruanos más pobres viven en regiones históricamente mineras?

El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) presentó el «Mapa de pobreza monetaria provincial y distrital 2018» que reveló que los distritos de la sierra aumentaron su nivel de pobreza. En Cajamarca están 16 de los 20 distritos con mayor pobreza monetaria en el país. Algunos otros están en Ayacucho y Huancavelica.

El primer distrito más pobre del Perú es Uchuraccay, en la provincia de Huanta, Ayacucho. Su población de más de 3,000 habitantes no puede cubrir gastos básicos como alimentos, educación y vivienda. Le siguen Oxamarca (Celendín) y Anguía (Chota), ambos ubicados en Cajamarca. Tanto en Ayacucho como en Cajamarca hay minería. Hay, se supone, dinero. Existe, se infiere, capacidad de desarrollo, una ventana de oportunidad. La minería ha generado S/15,000 millones por concepto de canon minero y esta millonaria suma no es gastada por las regiones en beneficio de sus pobladores. “Esta es otra reforma urgente del Estado. Necesitamos técnicos capaces y menos demagogia”, dijo Pedro Cateriano, ex primer ministro, en su cuenta en Twitter. “Creo en el capitalismo popular y en un país de propietarios. Los pobladores en las zonas de influencia de los proyectos mineros deben ser accionistas”.

Se ha avanzado en la lucha contra la pobreza, pero acaso la velocidad no sea la adecuada. En Cajamarca, según datos del Ministerio de Economía y Finanzas, solo por poner un ejemplo, se ha ejecutado el 39% en proyectos a pesar de sus extensas necesidades. En Huancavelica, otra de las regiones más pobres del país, la ejecución del presupuesto es solo del 61%. En Ayacucho solo se ha ejecutado el 54% en todo el 2019. Y números parecidos se reportan desde años anteriores. ¿por qué los peruanos más pobres viven en regiones históricamente mineras? Pues una de las grandes razones es que el nivel de ejecución gubernamental regional es paupérrimo.

La gran cantidad de dinero recaudado por la actividad minera no cristaliza en desarrollo para las regiones. O no se hacen obras o, si se ejecutan, se hace mal. Un informe no muy antiguo de la OCDE refiere que en el Perú los proyectos públicos son de baja calidad e innecesarios en muchos casos. La ministra de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), Ariela Luna, considera necesaria un estrategia integral para disminuir la pobreza. “Vamos a hacer una mirada de la pobreza monetaria, pero también de las necesidades básicas insatisfechas porque son miradas diferentes”, declaró.

Una explicación ligada a la anterior pasa por las inversiones, por la capacidad del país para atraerlas. “Sin inversiones la pobreza seguirá creciendo. No podemos darnos el lujo de paralizar la inversión en minería”, dijo Pedro Cateriano, ex primer ministro, al respecto. “Necesitamos una reforma del marco jurídico que genere riqueza, pero que beneficie a todos. El debate debe ser amplio y sin prejuicios políticos e ideológicos”. En el Perú se han detenido varios proyectos mineros que podrían haber contribuido con más fuerza para luchar contra la pobreza.Pero estos no han sido ejecutados. 

Desde el punto de vista macroeconómico, la minería juega un papel importantísimo en el país. “La minería es clave para generar dólares e impuestos”, dijo Cooper, con maestría y doctorado en Economía por la Universidad de Nueva York. No obstante, quien ahora tiene entre sus manos las riendas de la Bolsa limeña, admitió recientemente que existe un gran problema que también evidencian los números: “La minería genera los recursos para las regiones en donde están las minas pero no tienen ninguna relación con la pobreza en esos segmentos. Lo que uno nota es que mientras más importante es la minería en esas regiones, más pobreza hay. Entonces uno no entiende a dónde se están yendo los recursos. La relación debería ser inversa”.

Sin inversiones, la pobreza seguirá creciendo. No obstante, para la abogada y periodista Rosa María Palacios el país se encuentra en una situación complicada. “La izquierda antiminera siempre ha escogido la pobreza antes que la minería. Las poblaciones más pobres les han creído y ahí están los resultados. Cambiar ese engaño demorará décadas”, dijo a través de su red social.

Es cierto que unos 331 distritos en todo el Perú lograron reducir sus niveles de pobreza en más de 20 puntos porcentuales entre los años 2013 y 2018, según el informe del INEI. Alrededor de 123 de estos tienen una población menor a 2,000 habitantes. El jefe del INEI, José García Zanabria, indicó que en el 2013 había 495 distritos con un rango de pobreza monetaria de 60% y más, mientras que en el 2018 bajó a 116 distritos que cumplían tal condición. Ha habido logros en la lucha contra la pobreza, pero acaso sea urgente poner el pie en el acelerador y no soltarlo.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)