Andrzej Zablocki, de Epiroc: “Minas subterráneas en Perú están interesadas en equipos eléctricos”

Andrzej Zablocki, de Epiroc: “Minas subterráneas en Perú están interesadas en equipos eléctricos”

La tecnología de Epiroc es sueca y sueca también, la ambición de presumir de tener la minería más sustentable del mundo. Habla Andrzej Zablocki, gerente senior para Chile de la empresa. Ingeniero de Minas formado en Polonia, conocedor de la cultura de la excelencia finlandesa (ha trabajado 14 años en el país con uno de los mejores sistemas de educación del mundo) y habitante por casi cuatro décadas en Chile, como parte de la plana ejecutiva de la innovadora Epiroc, brazo minero de Atlas Copco, Andrzej Zablocki visitó el Perú. Asistió al Congreso Nacional de Minería (Conamin), en la UNMSM, para hablar del futuro de la industria minera. Zablocki sabe cómo eran las minas subterráneas de antaño (ha trabajado en la puesta en marcha de muchas) y tiene una ligera idea de cómo serán en un futuro no muy lejano.

Hoy Andrzej Zablocki es gerente senior para Chile de Epiroc. Ha sido testigo del desarrollo de la minería en América Latina y de las mejoras en el campo de la tecnología, a través del cambio de los equipos: del control directo y manual al computarizado en el ámbito de la perforación. La tecnología de Epiroc es sueca y sueca también, la ambición de presumir de tener la minería más sustentable del mundo. Para lograr una minería así, se debe primero contar con equipos que no contaminen el ambiente y cuya huella de carbono sea muy pequeña, sostenible, sustentable se dice ahora.  El deseo de Epiroc de perfilar la minería del futuro no es un discurso vacío. Hace poco se unió a otras empresas como ABB, AB Volvo, LKAB y Combitech para “establecer un nuevo estándar mundial para la minería sostenible a gran profundidad”. Para tal efecto,  han iniciado un banco de pruebas único en los yacimientos minerales del norte de Suecia.

El banco de pruebas se denomina SUM (SustainableUndergroundMining); se creará en las minas subterráneas de LKAB en Kiruna y Malmberget, y también adoptará la forma de una mina virtual.  Aquí se desarrollará y probará una nueva tecnología en un entorno minero real para garantizar que la industria minera sueca pueda seguir siendo competitiva y crear así puestos de trabajo y crecimiento. Luego esa tecnología acabará en países como el nuestro, muy probablemente. Ya existe un bosquejo de la minería del mañana: sostenible, segura, libre de dióxido de carbono, digitalizada y autónoma. Solo falta que a la ecuación se agregue la voluntad de los empresarios por adoptarla cuanto antes. En el futuro, las máquinas mineras autónomas digitalizadas y las personas, trabajarán codo con codo. Y esta transición, afirma Zablocki en esta entrevista, es imparable.

¿En qué sentido  va Epiroc hacia el futuro de la minería?

Tratamos siempre de innovar, y la innovación significa ser líder y no seguidor. No siempre pasa eso, pero en general, en el campo de perforación, siempre hemos estado a la cabeza. En el desarrollo de perforación siempre hemos estado adelante.

¿Es inevitable que la minería del futuro sea autónoma, eléctrica y digital o es que hay otra alternativa?

En el comienzo se pensaba que con más automatización en minería subterránea, uno de los grandes problemas sería la comunicación. No es fácil. Ahora bien, la automatización avanza más rápido que antes en ambos frentes: en la minería a tajo abierto y en la subterránea, aunque a mayor velocidad en aquella que en esta por, insisto, el extremo de los sistemas de comunicación, totalmente confiables sobre la superficie y con ciertos problemas bajo tierra. Pero se avanza.

Nos dimos cuenta que la automatización, al menos en minería subterránea, avanza con más facilidad en las que han adoptado el método de explotación block caving. Pero en minería mediana no es tan fácil.

Más que automatización, me aventuro a decir que el gran cambio hoy es la electrificación. Los equipos mineros a batería se impondrán a los de diésel. Esta será la verdadera revolución.

Epiroc prueba sus innovaciones, con mucha frecuencia, en Suecia, país en el que opera la mina más automatizada del mundo, según entiendo. ¿Las prueba también en Latinoamérica?

Bueno, en el Perú, por obvias razones, hemos comenzado a introducir equipos a batería de siete toneladas.

Tengo información de que este tipo de equipos de Epiroc ya operan en una mina de la sierra central del Perú. ¿En cuál?

Por razones contractuales, no puedo revelar esa información aún. Pero los resultados hasta el momento son excelentes. La prueba piloto debió acabar exactamente por estos días de agosto, pero se ha prolongado por un tiempo más.

La gente por fin entendió que sin minería no habrá ni celulares, ni cuchillos, ni vidrios. ¿Me comprende?

¿Hay más empresas mineras en el Perú interesadas en adquirir equipos eléctricos para sus operaciones?

Por supuesto que sí, y puedo decir que casi todas, especialmente las minas subterráneas más profundas. En estas los problemas de ventilación son mayores, por tanto requieren equipos que no dependan de aquel. Recuerde que los equipos eléctricos no emiten gases nocivos para la atmósfera.

¿En un futuro no muy lejano las mineras solicitarán no solo maquinaría sino maquinaria que cuide el medio ambiente?

Sin duda, creo que ese también será un gran cambio. Incluso diría que para todo tipo de fortificación. En Chile ya se utilizan en minas subterráneas, y Chuquicamata de Codelco y El Teniente quieren adoptar esta tecnología, y más empresas. Se habla siempre de Codelco porque es gigante pero hay otras tantas que están a la zaga de la mecanización y son privadas.

¿Qué nuevas tecnologías hacen falta en el mercado peruano que Epiroc analiza pronto traer al país?

Como dije al comienzo, lo que aquí puede que escasee son los sistemas más avanzados de comunicación para minería subterránea, además de equipos automatizados que no solo colocan pernos sino también mallas.

¿Cuánto invierte Epiroc en investigación y desarrollo?

Es una cantidad significativa. Al menos en los países desarrollados, la empresa destina a I-D alrededor del 5% de los ingresos de las ventas globales. Y ahora como se habla tanto de la electrificación, la empresa invierte un poco más.

Con los cambios que trae la tecnología, también deberán modificarse las formas de enseñanza. ¿Está preparado el Perú para hacer frente a ese desafío?

Es un gran desafío. Creo que en Chile y Perú se han formado los centros de competencia. Ambos países tienen hoy muy sofisticados sistemas de entrenamiento para operadores en forma de simuladores, una copia de cómo entrenaban los pilotos de aviones y equipos militares.

¿Serán pues las minas subterráneas digitales y automatizadas la regla y no la excepción?

Sí, vislumbro un futuro así. Como todas las nuevas tecnologías, nuevas ideas, habrá un tiempo de aprendizaje. La infraestructura será totalmente eléctrica, sin duda.

Sin embargo hay cierta resistencia al cambio.

Es un paradigma que los mineros lo pueden entender. La minería trae riqueza, pero a veces, de tanta mala fama –que no genera trabajo, que contamina, que esto y lo otro-. En la Unión Europea se han esclarecido estos mitos. La gente por fin entendió que sin minería no habrá ni celulares, ni cuchillos, ni vidrios. ¿Me comprende?

Ahora, sobre las tecnologías: estas son ventajas grandes. Hablamos de mayor producción y de más seguridad, de técnicos más especializados y de otros avances. El problema es que mucha gente no piensa como en su momento lo hacía Steve Jobs, a quien admiro. Para él la innovación era no ser un seguidor. Y las empresas con tecnología de punta no quieren ser seguidoras, anhelan que las sigan.

¿Qué espera Epiroc de la minería en Perú con los nuevos proyectos en ejecución?

Bueno, yo trabajo en Chile y solo le puedo hablar de Chile. Epiroc está presente en Chuquicamata Subterránea. Con todo, hay una gran diferencia de estructura minera entre Chile y Perú. En Chile, el 90% de la minería es de cobre, tanto en volumen como en exportación. En Perú hay más variedad de metales.

Otra gran diferencia es que aquí no hay ninguna empresa minera estatal, entiendo. En Chile la mayor empresa es Codelco. Esto que estoy diciendo que parece intrascendente tiene sus particularidades.

¿Países mineros como Chile y Perú deberían aspirar no a exportar minerales sino tecnología para la minería?

Sí, pero ¿sabe? He vivido en otros países y creo que equivocamos el camino si queremos competir con los más avanzados. Doy un ejemplo: más de un tercio de los camiones mineros que se venden en el mundo son o Komatsu o Caterpillar.

¿Por qué no hacemos esos camiones en el país?, se preguntarán. La respuesta radica en que son equipos parecidos a los autos pero al mismo tiempo con tecnologías muy diferentes a las que hallamos en los autos. Se trata de tecnología muy especializada. Competir contra estos colosos, elaborar el plan de mercadotecnia, saldría demasiado caro. Por tanto que es mucho mejor pensar en ámbitos en los que podríamos tener una ventaja.

El litio en Chile es una posibilidad de desarrollo tecnológico, por ejemplo. Se dice que no es tan fácil separar el litio de otros minerales, pero se podría intentar hacer de esta parte del mundo un centro de producción de baterías eléctricas.

Esta entrevista apareció en la edición 65 de la revista Energiminas que puede consultar aquí.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)