Banco Mundial y FMI piden a países ricos suspender deuda de naciones pobres

Banco Mundial y FMI piden a países ricos suspender deuda de naciones pobres

El Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional han presentado al G-20 una declaración conjunta sobre el alivio de la deuda de los países más pobres:

El estallido de la pandemia del coronavirus probablemente tendrá consecuencias socioeconómicas graves para los países de la Asociación Internacional de Fomento, que albergan una cuarta parte de la población mundial y dos tercios de la población mundial que vive en la indigencia, alegan ambas entidades.

El mensaje del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, “con carácter inmediato, y en consonancia con las leyes nacionales de los países acreedores”, llaman a todos los acreedores bilaterales oficiales a suspender los pagos de la deuda de los países de la AIF que soliciten período de gracia. 

Indican que esta medida ayudará a los países de la AIF con necesidades de liquidez inmediatas a hacer frente a los retos que plantea el estallido del coronavirus y dará tiempo para evaluar el impacto de la crisis y las necesidades de financiamiento de cada país. Perú no figura en la lista de 76 países de la AIF. En realidad ningún país sudamericano.

El primer y más importante requisito para que un país pueda recibir apoyo de la AIF es la pobreza relativa de dicho país, definida como un ingreso nacional bruto (INB) per cápita por debajo del umbral establecido.

Ahora bien, y según el FMI, América del Sur se enfrentará a una caída del ingreso por exportación, debido tanto al retroceso de los precios de las materias primas como a la reducción de los volúmenes de exportación, sobre todo a China, Europa y Estados Unidos, que son importantes socios comerciales. 

La fuerte caída de los precios del petróleo golpeará con especial fuerza a los países exportadores. El endurecimiento de las condiciones financieras afectará negativamente a las economías grandes e integradas financieramente y a las que sufren vulnerabilidades subyacentes. Las medidas de contención adoptadas en varios países reducirán la actividad económica en los sectores de los servicios y la manufactura durante el próximo trimestre por lo menos, previéndose un repunte una vez que la pandemia esté contenida.

Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, salió hace poco en defensa de un país sudamericano: “ En el contexto de estos desarrollos globales adversos, Ecuador enfrenta severas restricciones financieras y requerirá el apoyo de todas las partes interesadas.”.

“Invitamos a los dirigentes del G-20 a encomendar al GBM y al FMI a realizar estas evaluaciones, como parte de las cuales se identificará a los países con situaciones de deuda insostenibles, y a elaborar una propuesta sobre el accionar exhaustivo de los acreedores oficiales bilaterales para atender las necesidades de los países de la AIF en cuanto a financiamiento y a alivio de la deuda”, indican las poderosas entidades. 

El Grupo Banco Mundial y el FMI consideran que es imperativo en este momento dar una sensación de alivio internacional a los países en desarrollo y lanzar una señal contundente a los mercados financieros. “La comunidad internacional vería con buenos ojos el respaldo del G-20 a este llamamiento a la acción”, finalizaron.

 

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)