Campamentos mineros: calidad de vida en las alturas

No son solo ambientes de esparcimiento en zonas de explotación minera; sus diseños también buscan reducir los niveles de estrés y mejorar la calidad de vida de los colaboradores

Los campamentos mineros, y esta es una tendencia global, antes que espacios para dormir y resguardarse del frío, deben aspirar a ser vistos como un hogar, como áreas que aumenten los niveles de bienestar y no al contrario. Esos campamentos se saben exitosos cuando los empleados de una gran minera solo extrañan a la familia y solo a la familia, y no su cama puesto que lo tienen todo en el trabajo, y usualmente, al menos en lo que respecta a la gran minería, es así. Se hacen muchos esfuerzos debido a que se ha confirmado científicamente la relación entre el estrés laboral y sucesos coronarios en todas las industrias. La gran minería, cuyo reto es reducir los accidentes a cero, sabe de esto y piensa que un campamento con instalaciones de calidad se reflejará en el ánimo y cuidado de los empleados

Según el estudio Interheart de América Latina, el estrés laboral es un factor de riesgo importante de infarto agudo del miocardio. Un campamento minero es también una forma para reforzar las áreas de prevención, seguridad y salud en la empresa.

No son simples recintos para pasar el rato. Hoy esos campamentos tienen como finalidad ofrecer el mejor descanso posible para los empleados de una mina debido a que la fatiga y otros trastornos del sueño son reales y se acentúan mucho más en altura, lugar en el que comúnmente se ubican los grandes proyectos. La fatiga  y la distracción, usuales en el mundo, se convierten en amenazas para las operaciones mineras. Un trabajador cansado es un riesgo muy alto que las mineras no quieren asumir.

La ciencia señala que una persona que no ha dormido en 18 horas tiene el mismo nivel de atención que una con 0.05% de alcohol en su sistema sanguíneo. Los niveles de atención declinan abruptamente en una persona que no ha dormido en 24 horas. En tales circunstancias, esa persona tiene los sentidos tan alterados como una con 1% de alcohol en la sangre. De modo que alguien que no duerme bien constituye un riesgo para sí mismo y para los demás. La fatiga es una de las más usuales causas de accidentes laborales en el mundo. Y desde luego en la minería. Según  Eduard Estivill, uno de los especialistas en el sueño más famosos de Europa, desde la aparición de la luz eléctrica, la humanidad ha perdido una hora de sueño cada noche. Todas las lesiones sufridas durante el día se reparan durante la noche. A nivel químico, los que duermen bien presentan más melatonina en su organismo que los que pasan des nuits blanches.

Otro trastorno común durante el sueño lo constituyen las apneas, o suspensión transitoria de la respiración Sabemos que está aconteciendo una cuando nuestra respiración se detiene por 10 o 20 segundos mientras dormimos, y nos desesperamos. Aquellos que la han sufrido alguna vez la describen como una experiencia cercana a la muerte. Cuando sucede durante el sueño, el cerebro reclama y despierta al individuo, obligándolo a respirar de modo acentuado. Padecer de apneas implica no dormir bien y estas son más comunes de lo que se cree.

Quienes montan campamentos mineros deben pensar en todos estos detalles, incluso en qué orientación sale o se oculta el sol. Todos estos detalles tienen en cuenta empresas como Promet, Nexcom, Calaminón o Tupemesa al momento de instalar un campamento minero.

El lujo en esos campamentos es también una tendencia que gana protagonismo. La minera Toromocho, de Chinalco, por ejemplo, planea contar en su campamento con áreas de recreación poco comunes. Además de los usuales gimnasios, escuelas, bibliotecas y demás, la minera situada en Junín mimará a sus colaboradores con dos salas de cine (cada una de 40m2), una cafetería premium y un espá al que llamarán “Calma Spa”.

Cecilia Asalde, gerente comercial de Nexos Comerciales (Nexcom), explica que la empresa ha estado presente, en las últimas dos décadas, en los principales proyectos de inversión pública y privada en todo el Perú.

“Nosotros hemos construido proyectos como Hudbay, Minera Chinalco, Cal del Centro, Las Bambas, Cerro Lindo, Xtrata Tintaya, Antapaccay, Minera La Arena, Minera Rio Alto, entre otros”. También enumera los distintos emprendimientos gestionados para el sector de hidrocarburos como Camisea, Repsol, TGP y otros. “En la actualidad estamos trabajando con 1,000 colegios instalados en todo el Perú para el Ministerio de Educación, y para el sector privado estamos construyendo en Marcobre, Minera Raura, Minera Buenaventura, Minera Cerro Lindo, Minera Volcan”. Refiere Asalde Wong, de Nexcom, que además participan en licitaciones por más de US$300 millones en proyectos privados y públicos..

Lo nuevo en campamentos es la energía verde. Nexcom y las demás empresas han dado pasos en esa dirección. Cecilia Asalde cuenta que Nexcom, por ejemplo, “en todos nuestros proyectos proponemos la iluminación de pasillos y exteriores con energía solar, las termas solares si la zona del proyecto lo permite; utilizamos luminaria LED, sistemas para reutilizar las aguas grises y todo lo que nos permita hacer un proyecto amigable con el medio ambiente ya que nuestro sistema constructivo prácticamente no tiene desperdicios y su mantenimiento es cero”. Servicios parecidos ofrecen otras compañías como Promet, Tupemesa y Calaminón.

Estas cuatro empresas son un ejemplo de todo lo antes mencionado. Junto con las mineras que las contratan, tienen como fin mejorar la calidad de vida de sus trabajadores. Construyen campamentos con polideportivos, gimnasios, salas de recreación, capillas para hacer sus misas, y en la actualidad ya hay empresas que buscan frescas ideas para dar más a sus empleados. “Ahora piden espás, instalaciones para bolos, piscinas de aguas termales,  entre otros requerimientos que estamos trabajando”, revela Cecilia Asalde.

“Nosotros al tener dentro de nuestro staff ingenieros y arquitectos de todas las especialidades estamos en la capacidad de diseñar y construir lo que el cliente nos solicite”. Este 2019, anuncia Asalde Wong, es el mejor de Nexcom en dos décadas en términos de ingresos merced a la minería.

Una gran innovación de los campamentos mineros es el uso de techos y coberturas fotovoltaicas, que permiten producir energía solar para autoconsumo, y eventualmente, para su venta.

El ahorro energético que se consigue puede cubrir toda la factura de electricidad, por lo que si bien la instalación represente una inversión mayor que la conexión eléctrica normal, a largo plazo el ahorro es casi seguro. Es cierto que la mayor cantidad de radiación la recibe la sierra y amazonía peruana. Las coberturas solares pueden instalarse con paneles, fotovoltaicos o térmicos, y normalmente van colocados en la nave industrial, pero pueden construirse fachadas mediante módulos fotovoltaicos para sustituir cristales en zonas de oficinas y servicios.

Estos módulos dejan pasar parte de la luz al interior del edificio. Con esto se consigue que gran parte de la radiación solar que incide sobre dicha fachada sea convertida en energía eléctrica y además impide que entre el calor, evitando así el efecto invernadero en el interior del edificio.

Técnicamente lo más importante es la orientación e inclinación óptima de los paneles fotovoltaicos para obtener el máximo rendimiento energético a lo largo de los años. En el Perú, ya existen empresas que utilizan la energía solar como el equipamiento del Hotel Suasi, construido en la isla Suasi en el lago Titicaca, en el que prácticamente toda la demanda energética del hotel está cubierta por la energía solar. Con todo, ¿qué impide que se aplique en los campamentos mineros?

En tanto, la empresa que ha ganado contratos con recientes proyectos emblemáticos es Promet Perú, encargada del montaje de los campamentos para Quellaveco (Anglo American) y Mina Justa (Marcobre).

No hace mucho ganó un contrato con Minsur para montar edificios adicionales en el campamento minero de la unidad San Rafael, en la región de Puno.  Patrick Gómez, jefe comercial de la empresa, afirma que estos nuevos componentes serán parte del proyecto B2, que lleva a cabo la minera y cuyo fin es aprovechar los relaves para aumentar la producción de estaño. Gómez afirma que se trata de edificaciones destinadas para capacitaciones, vestuarios y otros.

Promet es la empresa que el año pasado se adjudicó dos jugosos contratos: uno para construir el campamento principal del proyecto Quellaveco y otro para erigir el campamento del proyecto Mina Justa, y ahora, culminados estos trabajos, y siempre según el ejecutivo de la empresa, está “a la expectativa de dos contratos adicionales, muy grandes” para Quellaveco. El resultado lo conocerán pronto. Estos serán edificios para la mina Quellaveco, cuando entre en operación. Además, aparte de haber instalado el campamento, Promet también se encarga de la construcción de nuevas estructuras en Mina Justa, en Ica.

La firma Promet construyó el campamento minero Salveani, del megaproyecto de cobre Quellaveco, en el primer trimestre del año con un presupuesto de US$53 millones. Con Anglo American, esta empresa peruana ha trabajado desde el 2012. En el 2015 instaló el campamento de construcción y ahora montó uno nunca antes visto en la minería peruana para este proyecto de US$5,300 millones en la región de Moquegua: se trata de trece edificios de cuatro pisos cada uno que se elevan en el horizonte. Trece edificios modulares con los más altos estándares de seguridad y confort: modulares de alta gama Dlux. Además de una edificación de 15,000 metros cuadrados, una sala multipropósitos de dos niveles.

El campamento de Quellaveco está proyectado para alojar alrededor de 4,500 personas. En tanto, el de Mina Justa, también en manos de la empresa, tiene capacidad para 3,500 personas. El negocio minero representa actualmente más de la mitad de los ingresos de Promet, y Patrick Gómez, consciente de ello, intenta diversificar las fuentes de ingreso de la organización, que busca contratos en el sector educativo, salud y hasta en la agroindustria. No obstante, sabiendo lo cíclico que es el negocio minero, se pretende mantener en su radar los futuros y principales proyectos mineros que podrían despegar con mejores vientos a favor.

“Estamos viendo muchos campamentos, tenemos más o menos una prospección de diez posibles alternativas y solo en el Perú. Cada una de ellas está en etapas de desarrollo diferentes”, indica Gómez. “De estos diez, creemos que cuatro podrían cerrarse el próximo año”.

Y añade: “Este año vamos a tener buenos resultados, aunque no tan buenos y es que el año pasado fue excepcional. Es muy raro que en el Perú se concreten proyectos de esa magnitud al mismo tiempo”, reflexiona.

La planta de producción de Promet está en Lurín y además cuenta con un terreno de 10 hectáreas en Cerro Azul para su “futura planta industrializada”.

Los campamentos mineros, además del montaje de estructuras, que elaboran Tupemesa, Calaminón, Promet, Nexcom y otras, requieren también caminos. Calaminón, ahora en manos del Grupo Cintac, por ejemplo, en alianza con Promet, trabajó en los campamentos para Quellaveco, pero lo ha hecho antes en Cerro Corona de Gold Fields y en la construcción de la Nueva Ciudad de Morococha, en Junín.

El grupo Cintac es la rama de estructuras metálicas y de manufactura del holding CAP que se especializa en coberturas, paneles  termoaislantes, perfiles metálicos y poliestireno expandido, con operaciones en Chile y en e Perú.

La empresa también cuenta con una fábrica de construcción de estructuras metálicas y paneles aislados en Lurín, operado por la subsidiaria Tupemesa. Cintac, en los últimos cuatro años, ha realizado inversiones por US$ 100 millones en los diferentes emprendimientos en el Perú, enfocados a soluciones de acero y de construcción.. Cuenta con una ventaja y esa es su empresa Tupemesa, que además de coberturas y una planta de galvanizado, puede cubrir cierto agujero en la demanda de infraestructura vial con su portafolio de productos que se rigen bajo la certificación Tubosider, sello europeo que solicita el Estado peruano y las grandes mineras.

Tupemesa tiene sus dos líneas: Infraestructura Vial (barreras de seguridad, guardavías y alcantarillas) y el sistema constructivo Tubest (sistema  innovador, orientado a soluciones de naves industriales, compuesto por una serie de perfiles tubulares rectangulares para uso en módulo, polideportivos, coliseos y demás).

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)