CEO de Anglo American: «Hay una disputa entre Las Bambas y la comunidad que involucra la idea original del mineroducto»

El miércoles 3 de abril pasado, Menno Sanderse, un alto ejecutivo del banco de inversión Morgan Stanley, planteó varias preguntas a ejecutivos de Anglo American en Londres, que presentaron los logros del desempeño de la empresa en términos de tecnología y relaciones comunitarias en el 2018 y sus futuras metas. Sanderse envió sus flechas a Mark Cutifani, director ejecutivo de Anglo American. Una de ellas tenía el veneno de Las Bambas en la punta: “La situación en Las Bambas claramente no es de mucha ayuda. ¿Has analizado lo que está sucediendo allí y si existe algún asunto relevante para Quellaveco?”, preguntó Sanderse, exteriorizando su temor por la posibilidad de que el conflicto de la minera china MMG escale y contamine a Quellaveco. Sanderse también inquirió sobre los desafíos más próximos de Quellaveco. “Algunas interesantes preguntas, Meno”, respondió Cutifani, mientras ordenaba sus pensamientos.

Mark Cutifani, sobre el conflicto en Las Bambas, resultado del bloqueo de la vía que utiliza la minera para transportar sus concentrados de cobre a la costa peruana por parte de una comunidad indígena, recordó que el proyecto originalmente aprobado incluía la construcción de un mineroducto. “Hacia el final de la obtención de los permisos, y a punto de comenzar su construcción, ellos cambiaron el mineroducto por una flota de camiones de concentrados”. Cutifani le explicó a Sanderse que MMG también reubicó a la comunidad de Fuerabamba dado que esta se hallaba encima del yacimiento de cobre. El director ejecutivo de Anglo explicó que la reubicación de la población de Fuerabamba estaba vinculada a la construcción del mineroducto.

“Cuando ellos (MMG) construyen la vía de acarreo, esta pasa muy cerca de la nueva comunidad que ellos construyeron. De modo que hay una disputa, y no haré juicios de valor, pero hay un desacuerdo entre Las Bambas y la comunidad que involucra la idea original del mineroducto y la solución final por la que optaron”, continuó Cutifani.

Mark Cutifani no teme que germine una situación similar a Las Bambas en Quellaveco. “Creemos que hemos lidiado con este tipo de asuntos a través de los procesos de aprobación, y no hemos hecho ningún cambio importante en cuanto al alcance de los trabajos, por lo tanto pensamos que esta es una relación distinta (con las comunidades)”, reflexionó. “Ciertamente, cuando el Gobierno (peruano) resalta un modelo de desarrollo de nuevas minas, habla de Quellaveco”.

Mark Cutifani sostiene que el principal objetivo de Anglo ahora es tener una relación saludable con las comunidades cercanas al proyecto de cobre de US$5,300 millones. “Creo que sabes (Sanderse) que hemos invertido críticamente en las relaciones en los pasados cinco años”, dijo. “Y en consistencia con ello, hemos construido un abanico de relaciones que creemos son únicas”. “Tenemos un tipo diferente de relación en la que la mina y sus beneficios para la comunidad son muy claros en términos, digamos, del sector agrícola”, agregó Cutifani.

El máximo representante ejecutivo de Anglo refirió que los próximos 18 meses serán críticos para el proyecto en términos técnicos y logísticos, aunque advirtió que por el momento están complacidos con el progreso de este. “En esta etapa, estamos haciendo muy bien el movimiento de tierras, y estamos adelantados al cronograma”.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)