CEO de la minera de oro más grande del mundo: «Mi mensaje para Argentina y Chile es que estamos de regreso”

CEO de la minera de oro más grande del mundo: «Mi mensaje para Argentina y Chile es que estamos de regreso”

Antes director general de la sudafricana Randgold y ahora quien decide cómo se harán las cosas en la nueva minera de oro más grande del mundo, tras la fusión con Barrick, el geólogo Mark Bristow sostiene que este es el comienzo de un gran sacudón en la industria aurífera. “Sin lugar a dudas, la industria necesita una transformación”, dijo el ejecutivo en una entrevista en Nueva York. “La industria tiene muy pocos activos con muy pocos equipos de gestión y requiere una reorganización”, reflexionó Bristow.

Bristow quiere imponer la dura cultura de austeridad que le ha dado buenos resultados antes en Randgold. No más gastos excesivos en la industria del oro. Con respecto a la tecnología, refirió que no desea que “la cola mueva al perro, queremos que la tecnología sea una parte integral de las operaciones diarias. El gerente de la mina debería obtener los datos primero”. El ejecutivo fue claro al sostener que quiere fortalecer su presencia en la República Democrática del Congo y desarrollar proyectos de cobre y oro en Sudamérica.

«Lo haremos optimizando nuestras operaciones existentes, buscando nuevas oportunidades que cumplan con estrictos criterios de inversión y desarrollándolas con eficiencia disciplinada», dijeron John Thornton, presidente ejecutivo, y Mark Bristow, presidente y director ejecutivo, en una carta conjunta a las partes interesadas.

El ejecutivo, en un claro guiño al detenido proyecto de oro Pascua Lama, dijo que “mi mensaje para Argentina y Chile es que estamos de regreso”. El nuevo CEO se ha comprometido reducir el número de trabajadores de la compañía en Toronto y empoderar a las operaciones locales entregándoles la posibilidad de que monten sus propias oficinas de analistas y codificadores en el mismo lugar de la operación, según The Financial Times. “No queremos dirigir las minas” desde una oficina central, dijo.

El pasado martes 2 de enero Mark Bristow, dijo que este es solo el comienzo de un gran cambio en la industria del oro. Barrick absorbió a su rival Randgold Resources en un acuerdo de US$5.400 millones anunciado en septiembre. La nueva Barrick comenzó a cotizar sus papeles  tanto en la Bolsa de Valores de Nueva York como en la de Toronto esta semana con su nuevo símbolo GOLD.

Barrick ha iniciado su nueva aventura con una capitalización de mercado que excede los US$23.750 millones y con las “mayores reservas” del metal precioso entre todos sus pares, sostiene la minera en un comunicado oficial. Al combinar las dos compañías, Barrick afirma que operará cinco de las 10 mejores minas de oro del mundo, con depósitos desde Nevada a Sudamérica, Malí y la República Democrática del Congo.

“Esta industria, si hubiera continuado como estaba, se habría vuelto irrelevante”, aseguró Bristow, geólogo sudafricano que fundó Randgold hace más de 20 años. La industria tiene “muy pocos activos y demasiados equipos de gestión, necesita reorganización”.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)