Comunidades de zonas petroleras reclaman financiamiento directo para desarrollo social

Comunidades de zonas petroleras reclaman financiamiento directo para desarrollo social

En el marco del evento PERÚ ENERGÍA 2019, representantes y autoridades de los pueblos nativos reclamaron que el dinero procedente de las actividades de hidrocarburos sea destinado directamente las comunidades para que estas mismas gestionen su propio desarrollo social y económico.

«Muchas veces los dirigentes indígenas llevan por el mal camino a sus pueblos, primero piensan en ellos y luego en las comunidades. Los paros surgen porque las empresas conversan solo con los dirigentes y se olvidan de sus pueblos. Las compensaciones deben entrar directo a las comunidades y que ellos mismos vean su desarrollo», demandó Fabían Antúnez, miembro de la Central Asháninka de Río Tambo (CART).

Asimismo, resaltó que el diálogo es la mejor herramienta para sacar adelante los proyectos y el progreso de los pueblos nativos. No obstante, advirtió que algunas ONGs están adoptando posiciones extremistas, olvidando lo que realmente demandan las comunidades.

Por su parte, Carlos Sandi, presidente de la Federación de las Comunidades Nativas del Corrientes (Fenocaco), sostuvo que el Estado es muy burocrático y no apoya en a las comunidades en su proceso de desarrollo.

«El Estado nos ve de espaldas, eso no es bueno. Se está sacando un nueva Ley de Hidrocarburos a espalda de nosotros. Tenemos que evaluar técnicamente para que el desarrollo llegue a las comunidades más afectadas por el ámbito de la explotación petrolera», indicó Sandi.

En esa misma línea, Antúnez precisó que el Estado muchas veces otorga concesiones petroleras y mineras, pero no acompaña a la empresa y comunidades para resolver los problemas más urgentes.

«El Estado debe estar allí, debe tener responsabilidad compartida para que esas actividades puedan ser progresivas y sostenibles», señaló el integrante del CART.

Finalmente, Marlene Piñareal, regidora de la Municipalidad de Megantoni, expresó que en su zona son muy comunes los problemas en las carreteras, así como la disposición de fondos para financiar proyectos y el desconocimiento de las autoridades respecto a la realidad de sus pueblos.

«No podemos hacer obras para los peblos indígenas, son zonas de extrema pobreza. El proyecto de Camisea es importante, pero también nos preocupa el impacto al medioambiente», alertó.

Vale precisar que como parte del canon gasífero, el distrito Megantoni recibió el año pasado un aproximado de S/. 190 millones, recurso que es destinado íntegramente para proyectos de infraestructura.