Conelsur pretende salir de su zona de confort con interconexión eléctrica a Ecuador

Conelsur pretende salir de su zona de confort con interconexión eléctrica a Ecuador

Pese a no ganar la licitación de los tres enlaces eléctricos concesionados recientemente  por ProInversión por un total de US$ 90.7 millones, la transmisora energética Conelsur reveló que planea crecer más allá de su actual huella de operaciones, y para ello apostará por el proyecto de integración energética entre Perú y Ecuador.

En entrevista con el suplemento económico-financiero Día 1, el gerente general Jorge Vargas admitió que el proyecto de interconexión eléctrica binacional, que ProInversión debe lanzar a fines del 2020, «nos permitiría desarrollar proyectos en otras regiones, pues para nosotros no es un dogma limitarnos a crecer cerca de la zona donde operamos».

En el Perú, Conelsur opera una red de transmisión de aproximadamente 670 kilómetros, compuesta por líneas de 220 kV y 60 kV; pero pronto esta red podría extenderse aún más. «Estamos evaluando la adquisición de otras empresas del sector transmisión. Y también estamos viendo cómo podemos incursionar en otros subsector eléctricos», dijo el ejecutivo.

El formato de la distribución eléctrica también interesa a la operadora de transmisión. En tal sentido, el gerente general Jorge Vargas declaró que este negocio es muy atractivo, pues las empresas privadas que controlan la distribución eléctrica en Lima, Callao e Ica, son las que brindan la mejor calidad de servicio a un costo competitivo. «Estamos interesados en expandirnos al manejo de redes eléctricas. Es un negocio del cual estamos muy cerca», reveló al suplemento capitalino.

En una anterior reunión con periodistas, Conelsur advirtió que existen más de 27,000 kilómetros de líneas de transmisión en el sistema eléctrico peruano, sin embargo, la paralización de obras en los últimos tres años ha acumulado un déficit por más de US$400 millones, los cuales ya fueron definidos en los planes de transmisión del país.

“Hoy hay una acumulación de más de US$400 millones en obras de transmisión que no han sido convocadas, todas las cuales fueron recomendadas oportunamente por el COES, pero que no han completado el ciclo para que un operador construya y opere. Además, existen obras en regiones valorizadas en más de US$ 200 millones, a cargo de empresas estatales, que no se han realizado”, refirió en aquel momento Jorge Vargas.