Constantino Arias: La mujer es un agente de cambios positivos en el sector energético

Constantino Arias: La mujer es un agente de cambios positivos en el sector energético

El sector energético, valgan verdades, siempre ha estado identificado con el dominio masculino. Frente a esta disyuntiva, surgen iniciativas que apuestan por una mayor representación femenina a través de la consecución de objetivos de mediano y largo plazo. Atendiendo a esta loable labor, el programa de mentorías de Women In Energy (WIN) ha asumido el compromiso de empoderar a la mujer en una industria cada vez más exigente. Conversamos con Constantino Arias, artífice del proyecto.

¿Cómo surge la iniciativa para crear el programa de mentorías de WIN?

Como experto en actividades de gestión humana y desarrollo de habilidades blandas, fui convocado por Women In Energy (WIN) para desarrollar el respectivo programa de mentorías, el cual contenía un plan de convocatorias y selección de participantes, así como un posterior plan de capacitaciones. Actualmente, este programa, que contó con 33 mentoras y 33 mentees (mujeres en formación), ha culminado con resultados bastante exitosos. Fue un reto realmente motivador.

Este es el primer programa de mentorías en WIN. Tuvo una duración de seis meses y logró que más del 60% de mentees cumplieran sus metas alcanzables en el mediano y largo plazo, tales como realizar una licenciatura, un posgrado fuera del país u otros proyectos. En el futuro se espera que este porcentaje continúe su rumbo ascendente ya que las mentees siguen trabajando para alcanzar las metas establecidas.

El propósito es que la mentora sea para su mentee el modelo a emular en cuanto a la realización de sus propios sueños. Justamente, este programa ayuda a establecer metas, impulsa el autoconocimiento y motiva al descubrimiento de las fortalezas y debilidades para que la mujer pueda alcanzar sus objetivos y así convertirse en una persona de éxito en el sector energético.

¿Con qué foco se trabajan las dinámicas en el programa de mentorías?

Las mentoras coadyuvan a desarrollar las habilidades blandas de sus mentees, con el propósito de dotarlas de herramientas que les permitirán interactuar de mejor manera dentro de una industria energética, que históricamente ha sido gobernada por varones.

Es importante aclarar que este programa consiste en la interacción y acompañamiento constante, donde es básico establecer una buena relación y comunicación para que la mentee sienta la comodidad de poder compartir sus expectativas de hacia dónde quiere ir y
así obtener los resultados que espera, siempre con la ayuda de su mentora.

¿Cuál es el perfil de las mentoras?

Las mentoras son profesionales exitosas, muchas de ellas ocupan o han ocupado puestos de dirección muy importantes de CEO o gerentes generales e incluso ex ministras. Ellas se encuentran en el mundo de la energía, que durante muchos años ha tenido y tiene una fuerte presencia masculina.

Algunas de las mentoras, incluso, confiesan que tuvieron que adoptar un carácter más fuerte para enfrentar y salir airosas de esta industria sin privilegio para las mujeres. Pero con el desarrollo y fortalecimiento de sus habilidades blandas, lograron crecer en sus respectivas organizaciones y ser líderes inspiradoras.

¿Cuán avanzada se encuentra la inserción de la mujer en la industria energética?

Un dato a considerar, y que bien grafica el actual contexto de la participación femenina en esta actividad económica, es lo siguiente: en toda la industria energética no hay más que seis mujeres con puestos de gerentes generales, y menos del 8% son miembros de un directorio. Es decir, mientras más arriba de la pirámide se encuentre, menos participación tiene la mujer.

Para incentivar una mayor inserción de la mujer en este sector, lo primero que debemos hacer es fomentar en las niñas un mayor interés por las carreras vinculadas al mundo de la energía. La siguiente tarea será potenciar las habilidades blandas de las mujeres ya profesionales, porque hay que entender que la formación no te garantiza el crecimiento, sino solo un puesto de trabajo. Por el contrario, las habilidades blandas son las que te harán crecer en la organización.

¿Qué papel debería cumplir el hombre para generar espacios de participación femenina?

Los hombres también debemos estar involucrados para cambiar nuestra mentalidad y generar los espacios de participación para la mujer. Yo me uno a esta causa, pues, precisamente, las tres personas más importantes en mi vida son mujeres: mi madre, mi esposa y mi hija.

Debemos asumir el reto y ayudar a generar la igualdad de oportunidades. De igual manera, hay que entender que la mujer también tiene derecho a desarrollarse, a crecer, a capacitarse y a tener la misma voz que un hombre puede tener en una organización, porque ellas, desde su perspectiva y habilidades, tienen mucho por contribuir.

¿La inserción femenina en la industria debe entenderse como oportunidad u obligación?

En este aspecto hay que tener mucho cuidado. El tema no pasa por promulgar una ley que obligue a una igualdad entre hombres y mujeres, o una participación del 50/50. Claro que no. El kit del asunto es la igualdad de oportunidades. Realizar capacitaciones para que, por mérito propio, las mujeres puedan ganarse un lugar en la industria.

Recuerdo que en una de las jornadas de WIN, una expositora, con base en estadísticas y casos puntuales, contextualizaba que la opinión de la mujer no era considerada dentro de las grandes decisiones de la organización. Incluso, alegaba que las empresas muchas veces se inclinaban por privilegiar al hombre como candidato idóneo para ocupar altos puestos directivos.

¿Cuán relevante puede resultar la mujer en cargos de mayor jerarquía?

La mujer es un agente de cambios positivos en la organización, ya sea del sector energético u otros rubros. Ella es multitareas, tiene mejor sensibilidad e intuición. Esas competencias pueden complementarse perfectamente con las habilidades del varón de cara a posiciones de mayor jerarquía y al mayor impacto en la toma de decisiones en beneficio de la industria.

¿El programa de mentorías tiene el respaldo del Estado? ¿Cuál debería ser su aporte?

Dentro del grupo de mentoras y mentees, hay quienes trabajan en el Estado desde puestos importantes. Incluso, algunas de ellas están fomentando en sus empresas la necesidad de replicar este programa para empoderar a la mujer. Esta dinámica tiene un efecto multiplicador.

Por otro lado, lo que debería hacer el Estado es fomentar la capacitación y el apoyo a la mujer no solo en su rol de profesional, sino también en su rol de madre. Es importante considerar esto, ya que una de las responsabilidades más importantes en la sociedad es la maternidad. No se trata de ser complacientes, sino de generar condiciones de acuerdo a la realidad de la mujer madre para que pueda desarrollarse, aportar en la consecución de los objetivos organizacionales y crecer en este contexto dentro de las organizaciones.

Esta entrevista es un contenido exclusivo de la edición 72 de la Revista Energiminas: https://bit.ly/2z6gNt3