Despachos desde Komatsu-Mitsui

Hablamos con César Cruz-Saco, vicepresidente de esta gigante de la construcción y la minería de origen japonés en el Perú.

El Perú tiene en marcha nuevos proyectos mineros y, sin embargo, se opta por utilizar maquinaria estándar. Por ejemplo, camiones convencionales, los de siempre, para Quellaveco y Mina Justa. ¿Cuándo las empresas mineras en el Perú darán el salto hacia la automatización total del acarreo. César Cruz-Saco, vicepresidente de Komatsu, recuerda que los camiones autónomos de la colosal marca japonesa son moneda común en Australia, en operaciones de Rio Tinto, y en Chile, en una unidad minera de Codelco. No obstante, afirma que el cambio no puede ser traumático sino paulatino porque un paso como ese debe ser analizado con excesiva cautela pues “tiene que ver mucho con la cultura de los pueblos y con los activos que las empresas ya tienen”.

Como testigo cercano de las negociaciones por la adquisición de maquinaria nueva para los proyectos Quellaveco y Mina Justa, ambos contratos ganados por la competencia, César Cruz-Saco hace una revelación: “Lo que puedo decirte es que dentro de las propuestas de Quellaveco, presentamos la alternativa de utilizar camiones autónomos y también camiones convencionales. Presentamos ambas alternativas”. Y añade: “Creo que la tecnología apunta hacia los camiones autónomos en el futuro”.

Cruz-Saco tiene una corazonada, una opinión, como toda opinión, muy suya: que, en algún momento, indeterminado aún mas no muy lejano, las principales minas del Perú reemplazarán progresivamente su flota de camiones convencionales por los totalmente autónomos. “Los camiones autónomos implican sistemas y trabajadores muy especializados y esto es muy riesgoso hacerlo desde el inicio de una mina”, reflexiona. “Entonces una forma lógica sería iniciar la mina con un sistema tradicional de camiones operados por personas y luego ir cambiando hacia los autónomos”.

Además de un avance tecnológico, los camiones autónomos son una bomba social. Las personas quieren puestos de trabajo y un camión minero autónomo quita puestos de trabajo. ¿Este racionamiento es correcto? A juicio de César Cruz-Saco, esta concatenación de ideas es imprecisa y falaz: “Esto es una falacia. No es cierto que los camiones autónomos quiten puestos de trabajo. Ahora todos tenemos computadoras y ya no tenemos mecanógrafas. Se reconvierten y ese es un proceso progresivo. Se requerirá de personal con calificaciones distintas y habrá un proceso de reconversión”.

En los proyectos actuales, manifiesta el ejecutivo de Komatsu, los camiones mineros tienen una vida útil que puede ensancharse hasta las 50,000, 100,000 y 120,000 horas de operación, “dependiendo de los overhaules que se hagan”. Por tanto, una gran operación, antes de metamorfosear su flota en autónoma, debe previamente hacer muchos estudios financieros porque el capital inyectado en sus equipos convencionales es elevado y acaso aún no haya recuperado la inversión.  “Entonces una mina que opera con un capital tremendo no es cuestión de decir que me paso a los autónomos y boto los tradicionales a la basura. Entonces hay un tema de capex y también uno social”, alega.

Nadie se pregunta si el paso hacia la tecnología autónoma de los camiones mineros  se dará, sino cuándo. Las proyecciones de Cruz-Saco son cautas. Opina que este paso se dará pasado el 2021. “Esa es mi estimación porque además hay  todo un tema de legislación tremendo. Por ejemplo, en el asunto de seguridad –explica-. Digamos que un camión tiene un accidente. ¿Quién es el responsable? ¿El fabricante del camión? ¿El operador de la mina? Todo eso debe ser legislado, también los sistemas de radio y frecuencia. Hay todo un tema”.

Gigantismo

En Chile, según la máxima autoridad de la minera estatal Codelco, Nelson Pizarro, “la  era  del gigantismo” ha llegado a su fin. Los yacimientos de cobre en el país vecino tienen cada vez menor contenido del metal, las distancias de acarreo aumentan y con ello los costos.

Por “era del gigantismo” debemos entender “era de la maquinaria gigante”. ¿En el Perú también se vive una experiencia similar? El parecer del ejecutivo de Komatsu, en esta entrevista, es el contrario. En nuestro país las mineras ensanchan producción y aumentan flota y es que en el Perú los yacimientos, a diferencia de los chilenos, están en la flor de la vida: “Perú como mercado es el más importante para Komatsu y más que Chile. Lo digo por el futuro, porque en Chile la tendencia del gigantismo es a la baja, pero acá no. Acá estamos empezando”.

Grasberg y Cerro Verde

Por diversas y numerosos hechos, Freeport McMoRan Inc y Rio Tinto firmaron un acuerdo vinculante para vender una participación mayoritaria en la mina Grasberg, el segundo yacimiento de cobre más grande del mundo, a la compañía estatal indonesia Inalum por US$3.850 millones. Este acuerdo obligó a Freeport a recolocar una buena parte de su flota de camiones Komatsu en alguna de sus operaciones en el mundo. Eligió Cerro Verde, en Arequipa.

Hasta el momento unos 35 camiones mineros de la marca japonesa han sido reparados en su totalidad en los almacenes de la empresa en Lima y luego enviados a la operación minera, revela el vicepresidente de Komatsu en el Perú. Solo en el 2018 los especialistas de Komatsu repararon doce camiones mineros provenientes de Indonesia y este año pondrán como nuevos diez más, y solo faltarán por traer otros cinco para un total de cincuenta camiones mineros que se añaden y mejoran la flota de Cerro Verde.

No se trata de solo un reemplazo de máquina por máquina sino también de un trampolín de productividad. Revela César Cruz-Saco que los equipos de acarreo traídos desde Indonesia tienen más capacidad de carga (320 toneladas)  que los usados por Cerro Verde (240 toneladas). “Cerro verde seguramente está muy satisfecho por estos camiones, por la productividad”, remata el ejecutivo de Komatsu. De modo que la capacidad de acarreo de Cerro Verde, operación de la que también es accionista Buenaventura, ha aumentado en casi el 50%, añade.

LAF

Komatsu-Mitsui en el Perú tiene una planta en el Callao, otra en Pucusana, una más en el sur de Arequipa y una última en  Trujillo. Pero no es suficiente para la empresa, refiere el ejecutivo. “Necesitamos coberturar el resto del país”, admite. Para reparar esta falencia, la empresa ha desarrollado un plan que espera desplegar pronto. El plan  tiene el nombre de LAF (Low Assets Facilities). “Vamos a colocar camioncitos y contenedores en varias partes del país con repuestos para pequeños clientes. Vamos a tener repuestos y maquinaria en exhibición. Empezaremos en Huancayo y Piura”, anuncia.

Entre los planes de inversión de la empresa también figura la adquisición de más terreno  (“Pucusana nos ha quedado corto”), uno cuya extensión sea acaso mayor a los 80,000 m2. “Tenemos como negocio un plan de crecimiento de 10% este año y de 10% en el 2020”.

Un “Amazon” al estilo Komatsu

Komatsu-Mitsui trabaja en la implantación de un sistema online para repuestos y la empresa planea lanzarlo al mercado en el 2020. César Cruz-Saco sostuvo que este emprendimiento tiene similitudes con la famosa tienda virtual Amazon, pero solo para productos Komatsu. “Un Amazon de repuestos de Komatsu”, dijo el ejecutivo.

“Si eres propietario de una máquina de la marca, sea de minería y de construcción, entonces podrás entrar a la página, escribir el modelo y buscar el repuesto que necesitas y allí te saldrá la cotización, el plazo de entrega y demás información relevante”, aclaró el representante de la marca japonesa.

 “Esta es solo una iniciativa para Perú”. Por el momento, reveló, “la inversión es poca” porque es aún un proyecto. Cruz-Saco detalla que la inversión (alrededor de unos US$40,000)  en este emprendimiento, que será primero un piloto, no es impresionante, mas se espera que los beneficios para la empresa sean potentes.

“Es muy raro que las mineras tengan una emergencia relacionada con los repuestos, pues los ordenan con bastante antelación, caso contrario es el sector construcción”, en el que abundan propietarios con muchas urgencias de repuestos, afirma. “El comercio electrónico de Komatsu está enfocado principalmente en ese mercado”.

Los componentes de un camión minero Komatsu son reparados de acuerdo a un plan de mantenimiento programado. La empresa tiene casos de éxito donde ha realizado overhauls de camiones completos que han llegado con 100,000 horas al centro de reparación.

Contratos

Komatsu-Mitsui trabaja en el cierre de la renovación de contratos con muchos de sus grandes clientes mineros en el país, reveló el ejecutivo de Komatsu. La empresa espera tener resuelto este asunto en los próximos meses.

“Estamos participando en licitaciones con muchos clientes, que están por resolverse con varios de estos en los próximos noventa días aproximadamente. No puedo decirle cuáles”, dijo. “Pero sí que los clientes están expandiendo producción y renovando flota, lo que da mucha oportunidad para continuar la venta de equipos y servicios”. En el Perú, Komatsu tiene una flota de 400 camiones mineros. En Chile estos suman mil.

Las Bambas

Los primeros cinco camiones mineros eléctricos modelo 980E-4 llegaron a la operación Las Bambas, entre las provincias de Grau y Cotabambas, en la región Apurímac, a mediados del 2018. Estas máquinas arribaron a la operación de MMG a modo de prueba, y esta culmina en octubre de este año. Todo lleva a pensar que serán adquiridas por la minera de capitales chinos. “Lo más probable es que los terminen comprando”, conjetura César Cruz-Saco.

 Esta no sería la única compra de equipos de acarreo que emprendería la compañía en el corto plazo. Las Bambas probablemente adquiera más equipos de acarreo. Las rutas en el depósito Ferrobamba son cada vez más largas y, por tanto, la minera necesitará más camiones. Antes, Komatsu puso en operación 14 camiones mineros diesel-electricos AC modelo 980E con capacidad para 400 toneladas en tres minas muy importantes del Perú.

Los equipos eléctricos Komatsu 980E-4 tienen una capacidad de carga de 400 toneladas, un motor Cummins de 18 cilindros y una potencia de 3500 HP, que acopla un alternador de potencia GE, cuya generación de energía es transmitida a dos motores de tracción eléctricos controlados por un sistema eficiente y confiable Invertex II. Tienen además inmensas baterías de litio, níquel, manganeso y cobalto con más de 4 toneladas de peso.

Toromocho

Chinalco emprendió los trabajos de ampliación de su unidad minera a un costo total de US$ 1,300 millones recientemente, en simultáneo con la construcción de los proyectos Quellaveco (Moquega) y Mina Justa (Ica).

Solo en el 2018 la organización desembolsó US$227.1 millones y US$19 millones se destinó a la adquisición de nuevos equipos. Una de las posibilidades que baraja la empresa, entre tantas otras, es el  Komatsu modelo 980E.

La compañía de capitales chinos aún no ha cerrado oficialmente acuerdos pero todo indica que pronto requerirá camiones de prueba. El vicepresidente de Komatsu indica que estos camiones vienen operando muy bien, con alta disponibilidad, alta productividad y bajo costo en otras minas peruanas.

El período de prueba de estas avanzadas máquinas, presentes también en operaciones como Las Bambas, es de alrededor de doce meses. En más de cuatro unidades mineras del país se hallan estas máquinas de última tecnología.

Este informe aparece en la edición 70 de la revista Energiminas.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)