Ejecutivo de Chinalco: «Los camiones autónomos son más productivos porque no almuerzan»

La revolución tecnológica lo trastoca todo. Y también lo hace en la minería y en el Perú. La famosa revolución 4.0, desde el punto de vista de Chinalco, que administra la operación Toromocho, en Junín, es un asunto de competitividad.

Uno de los grandes cambios, que en algunos países son realidades como en Chile o Australia, son los camiones autónomos. William Coronado Falcón, gerente de Teconología de la Información, Comunicaciones y Automatización (TICA) de la minera de capitales chinos, admite que la productividad de estas máquinas es mayor a las tradicionales porque “no almuerzan” dado que no necesitan operadores. “Trabajan en forma constante y por tanto su productividad será mayor, y, por ende, sus costos operativos serán menores”. ¿Frase desafortunada o real?

Reconoce Coronado Falcón que la revolución 4.0, un entramado de digitalización y robótica, eliminará puestos de trabajo en el sector minero. Uno de ellos que ya están siendo reemplazados es el topógrafo. Indica que tecnologías láser hacen mejor y con mayor precisión los trabajos en este campo llevados a cabo por humanos.

Con todo, la revolución, como un incendio forestal, prepara el campo para vida nueva y genera nuevos puestos laborales. El gerente de tecnologías e información de Chinalco, por tanto, exhorta a preparar a las nuevas generaciones de mineros peruanos en este tipo de actividades altamente especializadas. “La transición hacia el futuro automatiza es un cambio profundo en los sistemas educativos, las sociedades y las economías”, afirmó en la conferencia “Avances y desafíos en la minería superficial, organizado por el Capítulo de Ingeniería de Minas, Consejo Departamental de Lima.. “Esto no debe preocuparnos; sino que debemos estar preparados para recibir la revolución 4.0”.

La minería, advierte, debe ir a la par de los cambios planetarios, que es “inminente”.  Explica que la industria busca siempre reducir costos para competir con mayores ventajas en los mercados y mantenerse a flote. Pero la mejora de la competitividad, adujo, no pasa solo por hacer recortes y hasta paralizar la adquisición de equipos; la competitividad, en la mayoría de los casos, es adoptar nuevos y mejores métodos productivos. “La innovación es una necesidad, no una opción”, dijo William Coronado, de Chinalco. “Tenemos que romper paradigmas sino dejaremos de ser competitivos”.

Autor: webmaster (mvegaplm@gmail.com)