El plan chileno de US$8,000 millones para llevar agua dulce al norte por el lecho marino

El norte de Chile, región minera y desértica por excelencia, necesita agua y este miércoles presentarán un proyecto para subsanar el déficit de precipitaciones en la región.  Se trata de un ambicioso e innovador proyecto que supera los US$8,000 millones y cuyo modo de financiamiento aún no está del todo claro.

La empresa Vía Marina ingresó antela dirección general de concesiones del MOP, el 17 de diciembre del año pasado, el proyecto de carretera hídrica submarina Aquatacama, destaca el diario Mercurio Antofagasta.

 La obra busca llevar una fracción de agua dulce desde la desembocadura de los ríos Biobío, Maule o Rapel, alsur de Chile, a  través de un tubo depositado sobre el lecho submarino que recorrería más de 2,000 km hasta el norte del país vecino. El agua trasvasada serviría tanto para el abastecimiento humano como para actividades productivas como la agricultura y la minería en las localidades de Valparaiso, Coquimbo, Atacama y Antofagasta.

Diversos informes de la Dirección General de Aguas (DGA) chilena, dependiente del Ministerio de Obras Públicas (MOP) de este país, dan cuenta de la real situación de déficit de agua en gran parte de esta nación.

Reportes pluviométricos revelan que el registro de precipitaciones a marzo de este año, en comparación con el promedio de lluvias registrado entre 1981 y 2010, evidencia un déficit de 100% desde Antofagasta a Los Andes, publicó el diario La Tercera. Entre Valparaíso y Linares fluctúa entre 84% y 91%, en Concepción llega a 63% y en Puerto Montt a 52%.

Poca agua

Bajo este escenario, el MOP ha decretado zonas de restricción o prohibición de entrega de nuevos derechos de aprovechamiento de agua, debido a que su disponibilidad está en riesgo o se ha detectado el agotamiento de las aguas superficiales, como caudales de ríos y niveles de lagunas.

“La menor disponibilidad de agua se debe en gran parte al cambio climático y al aumento en la frecuencia y duración de las sequías, y también al sobreotorgamiento de derechos de aprovechamiento por parte del Estado, la sobreexplotación de las aguas subterráneas y las mayores necesidades para el consumo humano y otras actividades”, explicó el director de la DGA, Óscar Cristi, al diario del país vecino.

Desde el sector privado también se han levantado propuestas, y entre las más ambiciosas se cuentan las de la “carretera hídrica”, que busca trasladar agua desde ríos del centro y sur de Chile a las regiones del norte.

En Chile ha surgido una tendencia para aprovechar el agua de mar con inmensas plantas desalinizadoras. Una que ha sido recientemente puesta en marcha es la que utiliza la mina Escondida.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)