EY Perú: «Tenemos pocos incentivos para el uso o inversión de energías renovables»

El Perú se mantiene como el quinto país latinoamericano más atractivo para invertir en energías renovables, por detrás de Argentina, Chile, Brasil y México, según la última clasificación RECAI 2019 elaborado por la consultora EY. En esta investigación que analiza los avances en 40 países, Perú ocupa el puesto 38, cinco posiciones por detrás de su puesto anterior en el mismo sondaje.

“Si bien en el 2018 se triplicó la inversión en proyectos que ingresaron a SEIN (Sistema Eléctrico Interconectado Nacional), aún tenemos pocos incentivos para el uso o inversión de energías renovables, a nivel fiscal, el principal se encuentra enfocado al régimen de depreciación acelerada; faltaría revisar los aranceles a la importación de los equipos y piezas, así como otros incentivos y beneficios tributarios existentes en otros países vecinos para incentivar la inversión»,detalla Beatriz De la Vega, socia líder de energía de EY Perú.

Refiere la especialista que en el país aún no se ha logrado «alcanzar la meta inicial del 5% de participación de energías renovables no convencionales en la matriz energética”. Actualmente, según cifras oficiales, el 4.69% del total producido se encuentra vinculado a energías renovables no convencionales (todas a excepción de las mini hidroeléctricas). 

Durante el 2018 entraron en operación comercial once centrales de generación eléctrica con un total de potencia instalada de 519.54 MW, que representaron una inversión conjunta de US$735.4 millones. De este grupo, seis fueron centrales mini hidroeléctricas que inyectaron individualmente potencias no superiores a 20 MW. La inversión en estas infraestructuras superó ligeramente los US$170 millones. También se montaron centrales de biomasa, eólicas y solares.

Hasta el momento, en el Perú, se han realizado cuatro subastas RER (2009, 2011, 2013 y 2016), las cuales han logrado adjudicar 64 proyectos, con una inversión cercana a los US$1,950 millones. «Actualmente tenemos un superávit energético por varias razones, entre ellas la suspensión o demora de algunos grandes proyectos. Pero se estima que para el 2025 los nuevos proyectos mineros generarían una demanda de 1,437 MW, por lo que a pesar del escenario que tenemos hoy en día, podríamos experimentar un déficit”, explica De la Vega. La industria de mayor consumo energético en el Perú es la minero-metalúrgica (32%), seguido del industrial (25%), y el resto en menor media se ha dividido entre los rubros residencial, comercial, público y otros (43%).

La tendencia por la descarbonización, así como la búsqueda de satisfacer las futuras demandas energéticas están llevando a la industria a la diversificación de fuentes de energías renovables, una tendencia que vienen promoviendo diversos países y las propias industrias ligadas a hidrocarburos. A juicio de Beatriz De la Vega, “algunas de las más grandes petroleras del mundo han iniciado un fuerte proceso de adquisición de proyectos de energía renovables; hidroeléctrica, solar y eólica, principalmente. Una medida alineada a la creciente preocupación por el cambio climático, así como una preocupación por la futura demanda energética”.

A nivel global, la clasificación RECAI de EY es encabezado por China, EE.UU., Francia, India, Australia, Alemania, Japón, Inglaterra, Argentina y Holanda; cierran la lista Tailandia, Noruega, Kenia, Perú, Finlandia e Indonesia. El indicador RECAI agrupa a los 40 principales países que desarrollan proyectos de energías renovables en el mundo. El estudio toma en cuenta para su calificación variables de tipo macroeconómico (estabilidad macroeconómica y facilidad para hacer negocios), mercado de energía (priorización sobre energía renovable y la facilidad de financiamiento de proyectos renovables) y tecnologías específicas (eólica, solar y otras tecnologías).

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)