Fallece James Henry Atkins Lerggios, a pocos días de haber renunciado a la presidencia de Petroperú

James Henry Atkins Lerggios falleció ayer martes 12 de marzo por la noche a raíz de una enfermedad, a pocos días de haber renunciado (viernes 8 de marzo, según un hecho de importancia elevado a la Superintendencia del Mercado de Valores) al puesto de presidente de Petroperú. Ahora su puesto lo ocupa Esteban Bertarelli Bustamante.

Atkins Lerggios estudió Ingeniería Industrial en la Universidad de Piura. Contaba con más de 25 años de experiencia en una compañía americana de petróleo y 6 años de trabajo en el Instituto Nacional de Defensa Civil.

Negociador efectivo, era un convencido de la conveniencia de la ejecución del proyecto de modernización de la refinería de Talara (PMRT). En una de sus últimas entrevistas concedidas a los medios, dijo: “Tecnológicamente hablando se asemeja a la refinería de Cartagena en Colombia que ya trabaja año y medio; y que visitamos invitados por Ecopetrol”.

Entre 2003 y 2009 fue director macro regional Costa Centro de Indeci y, a fines de 2009, fue gerente general de Equipetrol, compañía especializada en la industria de hidrocarburos. También se desempeñó como gerente general de la empresa Catco S.A.C. que, según su página web, es “una compañía fundada el año 2011, altamente diversificada y al servicio de la Industria del Petróleo”.

James Henry Atkins Lerggios explicaba con peras y manzanas asuntos complejos. Por ejemplo, describía las ventajas del PMRT de este modo: “La nueva planta de Petroperú podrá refinar 95 mil barriles día, la ventaja que tiene sobre las otras tres refinerías que actualmente tenemos, la de Iquitos, la de Conchán y la antigua de Talara, es que la refinería procesará crudo, livianos y pesados, toda la gama de crudos, además no se va a desperdiciar nada, de allí se va a vender todo”.

Bajo su dirección, la petrolera estatal ha podido conseguir importante financiamiento desde el exterior para este proyecto.

Uno de sus némesis fue siempre el Oleoducto Norperuano, asunto sobre el que ya tenía un diagnóstico y diveras alternativas de solución. “Para reflotar la industria petrolera es clave que el ONP tenga un buen funcionamiento. Por ello estamos invirtiendo S/.180 millones de recursos propios en su modernización. Estamos reemplazando motores, automatizando válvulas, actualizando nuestro sistema de control en tiempo real, entre otros. Con la modernización, la tarifa del ONP podría caer hasta los US$3 por barril [hoy está alrededor de US$11 por barril]”, reveló a mediados de 2018.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)