Gerente general de PetroTal: “Nuestra meta es producir 10,000 barriles diarios en 2020”

PetroTal es una empresa con sede en Canadá, operada y liderada por peruanos. Produce crudo en el campo Bretaña y a finales de marzo, como parte de su programa de desarrollo local, presentó el detalle de ingeniería del muelle-embarcadero que construirá para facilitar el acceso al río de la población de Bretaña. Esta futura infraestructura, trabajada de manera conjunta con la población y las autoridades locales, será entregada a fin del presente año. El alcalde del distrito de Puinahua, Arnulfo Tafur, destacó la importancia del trabajo coordinado entre la empresa y la población para la construcción del muelle. “Nos hemos reunido con todos los involucrados en este importante proyecto y nos presentaron diversas alternativas, así pudimos escoger la opción que más nos convenía”, dijo la autoridad edil cuando se presentó la maqueta del nuevo muelle. En PetroTal afirman que parte fundamental de su misión como peruanos es crecer en simultáneo con las localidades adyacentes.
Es interesante mencionar que el campo Bretaña se llama así porque está al lado de la población de Bretaña, la cual se estableció en la época del auge del caucho por una empresa británica, motivo por el cual es una población mayormente de colonos de diversos lugares y también de poblaciones migrantes de la etnia Cocama Cocamilla. Como todos sabemos, tal como ocurrió con el caucho, en el pasado el Perú ha perdido otros recursos importantes como el guano, el salitre, y hasta el aceite de ballena. PetroTal, empresa operada y liderada por peruanos, está invirtiendo, responsablemente y con mucho esfuerzo, en asegurar el capital humano, tecnológico y financiero que se requiere para evitar que el petróleo sea el próximo recurso que el Perú abandone por cambios en los mercados y la tecnología, y no lo utilice como palanca de desarrollo.
PetroTal representa un reciente caso de optimismo y crecimiento para la hoy alicaída industria del petróleo en el Perú. A fines de 2018, Ronald Egúsquiza, gerente general de la empresa, anunció al lado del presidente Martín Vizcarra, el inicio de la etapa de desarrollo y producción de petróleo en el Lote 95, ubicado en el campo Bretaña, en la provincia de Requena, en la región Loreto.
PetroTal informó que para el desarrollo del Lote 95 podría llegar a invertir más de US$300 millones en el desarrollo en los próximos cinco años, por lo que tendría que asegurar financiamientos futuros a medida que los resultados de las operaciones sean positivos. En esta entrevista, Ronald Egúsquiza revela los planes a corto plazo de PetroTal, empresa operada y liderada por peruanos, así como el estado de su relación con las comunidades.

Usted ha dicho que el proyecto Bretaña Norte tendrá éxito en la medida que la población local tenga éxito. ¿A qué se refiere exactamente?
Quisiera recalcar que estamos todos viviendo una nueva etapa del desarrollo de la industria de petróleo y gas en el Perú, así como en el mundo entero, y nuestra compañía es parte de la evolución de la industria, enfocada en proyectos sostenibles para la humanidad en general. Somos conscientes de un proceso de transformación de la matriz energética en el planeta, pero también sabemos que el petróleo es aún un actor muy importante en la provisión de energía e insumos energéticos para el mundo entero, y creemos también que debe hacerse de forma sustentable.
En este sentido, sabemos que no puede tener éxito el proyecto de desarrollo del Lote 95 en el campo Bretaña Norte si es que, como país, como sociedad, no logramos el progreso de las poblaciones cercanas a nuestros proyectos, como en nuestro caso son las del Canal de Puinahua, en la selva norte del país.
Recuerdo haber visto películas muy antiguas de cuando se perforaron pozos petroleros cercanos a los ríos en la selva. Una imagen que se me ha quedado grabada es la construcción de una plataforma, en los años 70, en la que un obrero clavaba la madera de la plataforma y colocaba el pie para asegurar la madera… ¡y ese obrero estaba con sandalias! Algo que hoy sería inaudito, incluso es considerado una falta contra la vida y la salud del trabajador, aunque entonces era algo usual.
La nueva industria del petróleo y gas natural se ha transformado tanto en seguridad como en responsabilidad social y ambiental. Después de todo, hay que considerar que, para ser una empresa socialmente responsable, uno tiene que velar por el bienestar de sus empleados y contratistas, así como proteger el medio ambiente, y apoyar a las comunidades donde uno trabaja, haciendo todo esto con los más estrictos estándares de ética. Solo así es que podremos asegurar los futuros fondos de inversión y financiamientos para desarrollar el potencial del Lote 95, o cualquier otro proyecto.

¿Cuál es el punto al que quiere llegar?
La industria petrolera se ha transformado, aunque muchas personas tienen noticias y recuerdos de una industria antigua, obsoleta, poco regulada y hasta cierto punto, poco responsable, pero ésta, hoy en día, se ha transformado totalmente. Hoy, para poder dar un paso en una operación, debes contar con todos los protocolos e implementos de seguridad validados e instalados para poder obtener un permiso de trabajo, todos tienen que pasar por una orden verificada por parte de personal de seguridad. Ahora a la industria petrolera le interesa la sostenibilidad de sus proyectos, tanto en lo social como en lo ambiental, y también en la seguridad de las personas. Entonces, cuando decimos que nos preocupa el desarrollo de las personas, no solo es un discurso sino, en efecto, es una nueva forma de trabajar.
Cuando nos referimos al desarrollo de la población, visualizamos las mejoras de la población de aquí a quince, veinte años. Queremos ver que esa población donde está ubicado un proyecto haya progresado, que tenga altos niveles de educación y mejores centros de salud, que les permitan más oportunidades de progreso desligadas de nuestra actividad. Es decir, que desarrollen su propio potencial y no dependan de una sola operación petrolera.

¿En qué consiste técnicamente el proyecto Bretaña Norte?
Este proyecto consiste en confirmar y desarrollar las reservas del campo Bretaña. Estamos nosotros en el proceso de perforar tres pozos que nos ayudarán a hacer eso. Estos pozos tienen como objetivo una formación en el subsuelo denominada Vivian. Buscábamos además explorar la formación Chonta, pero lamentablemente no dio resultados positivos, por lo que el proyecto ahora se concentra en el desarrollo del petróleo de la formación Vivian. Si estos primeros pozos tienen buenos resultados, podríamos perforar una docena de pozos más.

¿Es Vivian, y cito sus palabras, una “amplia columna de petróleo”?
Las labores de exploración y producción en Bretaña Norte comenzaron años atrás con anteriores compañías que allí operaban. PetroTal recién llega a este campo a principios de 2018 y el 26 de febrero del presente año se inició la perforación de un pozo, el 2XD; trabajo que fuese completado a los 50 días y entrara en producción con 2,250 barriles de petróleo por día el pasado 18 de abril. El 21 de abril la empresa empezó a perforar otro pozo, el 3H (esta entrevista fue realizada a principios de abril, pero la empresa luego brindó estos últimos datos).
Estos pozos nos permitirán conocer la estructura del campo Bretaña para poder delinear el programa con pozos inter-ubicados. Estos pozos se conocen como pozos confirmatorios, que podrían ser uno y acaso otro más. Luego entraremos al pleno proceso de perforación de desarrollo, para lo cual se requiere contar con el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para el desarrollo del proyecto Bretaña Norte. Sabemos que todos estos procesos toman su tiempo, por ello hemos iniciado ya hace un tiempo la elaboración del EIA, para continuar con las actividades para el desarrollo de estos nuevos pozos y la construcción de las facilidades de producción necesarias.

¿Las expectativas de PetroTal sobre estas formaciones son elevadas o no?
Técnicamente lo que haremos son mediciones para obtener más información y, con esta nueva y mejor data, calcular de forma más exacta los volúmenes de reservas, que al final siempre serán volúmenes estimados. El año pasado hemos reportado 39 millones de barriles de reservas probadas y probables y estas podrían aprovecharse con unos once pozos de desarrollo, para lo que también se requiere de pozos re-inyectores del agua de la formación; equipos de proceso y tanques de almacenamiento, así como otros trabajos necesarios para extraer los fluidos que salen de un pozo.

¿Es verdad que PetroTal tiene planeado llevar la producción por encima de los 5,000 barriles diarios a mitad de este año?
Es correcto y lo pensamos alcanzar para este próximo mes de julio. Es un gran reto, y es ahora nuestra meta. Estamos en alrededor de los mil barriles diarios (a principios de abril) y esperamos poder perforar este año un total de cuatro pozos, uno de ellos siendo un inyector.

¿Cuándo comenzarían las otras perforaciones?
Dado que tenemos el equipo de perforación bajo contrato, así como todos los servicios que acompañan a la perforación, los pozos se deben de perforar de manera seguida, uno detrás del otro.

Estas labores no son nada baratas. ¿Cuánto está invirtiendo PetroTal en estos desarrollos?
Para este año tenemos planificada una inversión que puede superar los US$60 millones, que es el doble de lo invertido el año pasado. A este ritmo, podríamos superar los US$300 millones mencionados anteriormente, aunque como se ha dicho, esto sería en un escenario de mediano a largo plazo, a lo largo del desarrollo del Lote 95. Obviamente, la inversión proyectada para el 2020 dependerá de los resultados de estos pozos confirmatorios. En función de esto último podremos avanzar con mayor cantidad de perforaciones.

Supongamos que logran la meta de los 5,000 barriles diarios. ¿Cuál sería el siguiente reto?
Llegar a los 10,000 barriles diarios en el 2020. Pero todo dependerá de lo que hallemos tras los pozos confirmatorios. Ahora bien, nosotros somos optimistas y de allí nuestro afán por saber si necesitaremos otros pozos confirmatorios más adelante, para seguir conociendo más la estructura del campo Bretaña. Todo esto forma parte de una inversión de mucho capital de riesgo, el cual tiene que ser levantado poco a poco dado el lamentable riesgo social que estos proyectos implican en el país.

¿Es verdad que las poblaciones adyacentes, además de otras urgencias, han pedido que les construya un estadio?
En realidad, debe ponerse el tema de pedidos dentro de un contexto social. Nosotros mantenemos una permanente comunicación con las poblaciones y digo poblaciones porque este concepto engloba comunidades, localidades, caseríos, distritos. Y todas estas conforman la población del distrito de Puinahua, en el canal del mismo nombre, provincia de Requena, región Loreto. Con todos los pobladores venimos teniendo una comunicación permanente y abierta.
El desarrollo de las poblaciones es parte del desarrollo de nuestro proyecto, por eso debemos tener claro que nosotros cumplimos con todos los compromisos asumidos y también somos muy fiscalizados. Nosotros no queremos estar presentes aquí, pasados quince años de nuestra llegada como PetroTal y que estas poblaciones no hayan progresado en tener las facilidades que requieren. Vamos a apoyarlos; estamos en conversaciones con el Ministerio de Energía y Minas (MEM), con la PCM, y otras instituciones gubernamentales. Lo hacemos desde hace varios meses, tanto es así que el proyecto para el desarrollo de energía solar en la zona se ha estado coordinando desde hace mucho tiempo y esperamos que pronto vea la luz. Aunque sabemos que el Estado toma su tiempo, debemos acelerar estos procesos.
Es verdad que un grupo de gente protestó; pero muchos de esos asuntos, de reclamos, entre ellos el pedido del estadio, ya estaban en evaluación por las autoridades, y nosotros apoyamos a las autoridades para que cumplan sus objetivos. Es importante que las autoridades locales sean los canales a través del cual las poblaciones obtengan lo que necesitan.
Así como se habla de un estadio, se habla de la urgencia de mejorar los colegios. Existe un proyecto municipal para construir un moderno y completo centro educativo. También se busca modernizar el centro de salud y existe además todo un programa de veredas, parques y no solo para la población de Bretaña, sino para otras poblaciones a lo largo del Canal Puinahua. Estos son asuntos que la municipalidad local ha anunciado a la población y ahora coordina con los gobiernos regional y central para recibir los fondos necesarios y seguir los procedimientos para ello requeridos.
Allí es donde nosotros queremos colaborar con la capacitación a los funcionarios de las municipalidades y de las poblaciones del Canal Puinahua, para que puedan elaborar y sustentar debidamente estudios técnicos que den luego lugar a proyectos sustentables que les permitan alcanzar mejores niveles de vida. Esto último, es algo que algunos de nuestros gerentes llevaron a cabo anteriormente con otra empresa en Tumbes, logrando aumentar el uso del Canon del 20% a más del 80%, algo que ahora, naturalmente, PetroTal quiere replicar en Bretaña.
Presentamos hace poco en una reunión, el 29 de marzo, el proyecto del muelle-embarcadero. Esta reunión la programamos en una reunión anterior efectuada el 15 de enero. La población sabía que, en ambas reuniones, tanto en la del 15 de enero como en la del 29 de marzo, el MEM había participado en recoger opiniones y data sobre el proyecto de energía solar en la zona. El proyecto tiene mucha importancia para nosotros y para el Ministerio, porque es un piloto que podría replicarse en otras comunidades.

¿Y exactamente qué papel desempeña PetroTal en todo esto?
Nosotros somos supervisados por diversos organismos, entre otros Perupetro y el MEM, y dado que tenemos contactos con ellos, no sólo les informamos cuando y donde perforaremos, también les contamos como van nuestras relaciones con la población local y las necesidades más urgentes del territorio.
Por ejemplo, nuestra intención es ayudar a reducir estos elevados índices de anemia, o financiar guarderías para que las madres tengan más tiempo y tranquilidad para llevar a cabo sus arduas labores diarias. Todo esto y más se lo hemos mencionado a las autoridades. PetroTal, empresa operada y liderada por peruanos, apoyará para mejorar la calidad de vida de las poblaciones adyacentes en donde realiza sus operaciones.

Hablamos de las necesidades de la población local, pero también existen otras emergencias para la industria. Una de ellas es el oleoducto Norperuano. ¿Qué tan apremiante es mejorar esta infraestructura?
Es fácil alegar que el oleoducto está viejo, obsoleto, en falta de mantenimiento. Es fácil decirlo. La realidad es que equipos e infraestructura de esta naturaleza reciben mantenimiento siempre. Si hacemos un recuento de las fallas que ha tenido el Oleoducto Norperuano, notaremos que, en su mayor cantidad, se trata de daños provocados intencionalmente por terceros, entonces, como país tenemos que reflexionar y asegurar que ello no suceda.
Ahora bien, quisiera mencionar algo sobre infraestructura de la selva. Por ejemplo, las hidrovías en la Amazonía son las grandes carreteras para su desarrollo, son las “autopistas” de la actividad económica para la selva. Las hidro-vías, sin embargo, son un proyecto paralizado por muchos años, décadas. Somos un país en el que los proyectos urgentes esperan demasiado tiempo. Realmente la navegación en los ríos de nuestra Amazonía, con tanto caudal que estos tienen, debería ser la principal forma de comunicación en la selva y, sin embargo, dicho proyecto no ha avanzado.
Quizá nosotros como industria no hemos sido capaces de transmitir a la población que realizamos nuestras actividades con mucho cuidado con el medio ambiente, y con la vida y salud de nuestros vecinos en Puinahua. Y que debemos y queremos ser parte del desarrollo de estos pueblos. PetroTal es una empresa liderada por peruanos, y todos aquí como peruanos sentimos que somos parte de un país que queremos ver desarrollado, mejor, más feliz y más fuerte. Ese es el espíritu que nos alimenta para salir adelante con nuestros proyectos.

¿Son las regalías para el sector petrolero muy altas?
Mire, nosotros somos parte de los últimos contratos que se suscribieron con los nuevos regímenes de regalías. Con el esquema que nos ha tocado, vamos hacia adelante. Nuestro proyecto recién empieza y estas discusiones de las regalías realmente son para los proyectos antiguos, que requieren tener un nuevo relanzamiento con base en nuevas inversiones, y esperemos que ello también se pueda dar, porque eso es lo que se necesita: nuevas inversiones bajo un esquema de mayor responsabilidad social y ambiental, que es lo que las compañías, la industria en su conjunto, y nosotros particularmente estamos propugnando, para bien.
La industria de hidrocarburos a escala global enfrenta una nueva etapa, se encamina hacia la provisión de energía sustentable en el mundo. Mire, gran parte de todo lo que nos rodea es petróleo, dependemos del petróleo; y eso continuará por varias décadas más. Y la nueva industria del petróleo extrae los recursos con toda la rigurosidad en seguridad y cumpliendo con los estándares ambientales y de profundo respecto a las poblaciones donde desarrolla sus actividades.
La modernidad depende mucho de la industria del petróleo, aunque muchos no quieran decirlo abiertamente. En una habitación cualquiera, si uno observa a su alrededor, encontrará muchos objetos hechos con derivados del petróleo. Los opositores a la industria petrolera también se trasladan en aviones y utilizan productos que contienen hidrocarburos. No se puede dudar que sobre esto hay cierta hipocresía. Por ello, es importante resaltar que las inversiones de riesgo en exploración y desarrollo de petróleo y gas natural, con altos estándares de seguridad, de cuidados con el ambiente y de respeto y convivencia con las poblaciones donde se realizan las operaciones, pueden y deben ser tomadas como palancas para el desarrollo de las poblaciones, distritos, regiones y del país en general.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)