Gigante de la ingeniería Bechtel se hará cargo de la expansión de mina de cobre Quebrada Blanca

La gigante de la ingeniería Bechtel ha recibido la aprobación de Teck para proceder con la expansión de la mina de cobre Quebrada Blanca en Chile, lo cual contempla un concentrador de cobre de 143,000 toneladas por día, una planta de desalinización de alta capacidad y una tubería de abastecimiento de agua de 165 km de longitud.

El proyecto Quebrada Blanca Fase 2 (QB2) se localiza en la región norte de los andes chilenos, a 4.300 metros sobre el nivel del mar y aproximadamente a 145 kilómetros del océano Pacífico. Bechtel estará a cargo de la ingeniería, las adquisiciones y la gestión de la construcción (EPCM, por sus siglas en inglés). La primera producción está prevista para la segunda mitad del año 2021 y se espera que el QB2 genere una producción de 316.000 toneladas de cobre equivalente por año durante los primeros cinco años completos de vida de la mina.

«Estamos muy orgullosos de trabajar con Teck para desarrollar el proyecto Quebrada Blanca Fase 2. En colaboración con Teck hemos desarrollado un diseño eficiente de capital y, en el campo, aplicaremos metodologías innovadoras sobre productividad para alcanzar los costos más bajos de construcción posibles en Chile. El proyecto ofrece a Bechtel y a Teck una magnífica oportunidad para entregar los mejores resultados del sector en la construcción del mayor proyecto de cobre de América Latina», señaló Paige Wilson, presidente de la Unidad de Negocios Globales de Minería y Metales de de Bechtel.

La experiencia internacional de Bechtel incluye la entrega de más de 40 grandes proyectos de cobre, así como otros muchos proyectos en el sector de la minería y los metales, y un aumento de 60 por ciento en la capacidad de producción de cobre en América Latina durante las últimas tres décadas. Bechtel ha trabajado con Teck desde 2011, incluso en el desarrollo de los estudios para la expansión de la mina Quebrada Blanca, cuya evaluación de impacto social y ambiental fue aprobada en agosto de 2018.

En diciembre pasado, el directorio de la minera Teck, accionista de Antamina en el Perú, dio su visto bueno al proyecto Quebrada Blanca 2 (QB2), en Chile, proyectando su inicio de producción en el segundo semestre de 2021. Para tal efecto, materializó una alianza estratégica con Sumitomo Corporation, para desarrollar la iniciativa. Esta aportará US$ 1.200 millones para adquirir un interés indirecto de 30% en Compañía Minera Teck Quebrada Blanca S.A.

“QB2 es uno de los principales activos de cobre no desarrollados del mundo, y esta transacción confirma aún más el valor del proyecto”, dijo Don Lindsay, presidente y CEO de Teck, en un comunicado corporativo en aquella ocasión. El ejecutivo agregó que “esta asociación reduce significativamente el riesgo de la inversión de Teck en el proyecto, mejora su economía, y preserva la capacidad de continuar devolviendo capital a los accionistas y reducir los bonos actualmente en circulación”.

La operación producirá 316.000 toneladas de cobre equivalente por año durante los primeros cinco años completos de vida de la mina, y se situará entre los 20 principales productores mundiales de cobre. La propiedad del proyecto quedará en un 60% en manos de Teck, un 30% entre Sumitomo Metal Mining/Sumitomo Corporation y un 10% pertenecerá a la minera estatal chilena Enami.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)