«Hemos tenido 11 fatalidades; ese no es un buen nivel»: la seguridad preocupa en Glencore

Este es un año, lo que va del 2019, malo para la gigante suiza de las materias primas Glencore en materia de seguridad laboral. Su CEO, Ivan Glasenberg, ha reconocido el miércoles 7 de agosto, durante la presentación de los resultados financieros del segundo trimestre de la empresa a los inversionistas, que en cuanto a seguridad y cuidado de sus empleados, los niveles no son los óptimos para una compañía de su tamaño y reputación.

Seguridad, hasta la fecha, no ha sido buena. Hemos tenido 11 fatalidades en ocho incidentes; ese no es un buen nivel”, ha declarado Glasenberg sin dorar la píldora a representantes del Bank of America Merrill Lynch, UBS, Credit Suisse, Deutsche Bank y otros grandes tiburones de Wall Street. El ejecutivo sostiene que “mucho trabajo” se hace ahora para mejorar estos niveles de seguridad. 

Glencore ha iniciado una reestructuración de su área de  seguridad, bienestar laboral y recursos humanos a escala global.La meta de la empresa, aclaró, es no tener que dar estas noticias de incidentes en sus operaciones a lo ancho y extenso del mundo.

Los incidentes han sucedido en su mayoría en África. Glencore, en su operación Mopani (cobre), ha tenido que reportar seis fatalidades en tres incidentes, refirió Peter Freyberg, jefe de Activos Industrial. “Ninguno de estos incidentes debería haber sucedido”, dijo. “Como un operador con 40 años de experiencia, es una pérdida, les digo, se trata de una pérdida de control, y queremos retomar el control lo antes posible y superar esto”.

Glencore ha implementado un programa para primero conocer las causas de los accidentes en sus operaciones. Para tal urgente tarea han contratado, dijo Peter Freyberg, a personas de diferentes partes del mundo y con diversos conocimientos. Glencore también ha tenido que reportar accidentes en tres operaciones de zinc y una de aleaciones. “A menos que hagamos algo diferente, no cambiaremos la situación”, explicó Freyberg a los bancos de inversión. “Estamos obteniendo estos terribles, terribles resultados” en cuanto a seguridad, admitió luego.

El desempeño financiero de Glencore en la primera mitad del año ha sido negativo, con un saldo de ganancias negativo de 32% antes de impuestos debido a la complejidad del mercado de commodities y los contratiempos de la puesta en marcha de varios desarrollos mineros.

La compañía suiza, gigante de las materias primas, reporta ganancias por US$5,600 millones en la primera mitad del año, dijo Ivan Glasenberg, su CEO, menores a las anteriores del mismo lapso del año pasado. Pero el optimismo en Glencore es alto. Glasenberg confía en que los precios de los metales repunten y jueguen a su favor.

Glencore tiene presencia en más de 90 commodities y gestiona alrededor de 150 minas, instalaciones metalúrgicas, operaciones de petróleo y agrícolas en el mundo. En nuestro país, administra los depósitos de Volcan, Antapaccay y además es accionista de Antamina.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)