IIMP: Vamos en contra del desarrollo; Galeno, La Granja, Michiquillay y Tía María son aún solo proyectos

El Instituto de Ingenieros de Minas del Perú (IIMP), en su usual columna Semáforo Minero, admite que inicia con “gran expectativa” este año, “esperando que le vaya mucho mejor al país y a nuestra industria minera”.

Carlos Diez Canseco, nuevo gerente general del IIMP y quien reemplaza a Guillermo Shinno, quien decidió asumir un elevado puesto en Minera Aruntani, sostiene que hay “enormes retos que debemos afrontar” y uno de estos “será poner en marcha más proyectos mineros que contribuyan con nuestra economía y promover la exploración”.

Rememora el ejecutivo que en el 2019 solo se logró sacar adelante uno de los seis proyectos estimados para ese año: la ampliación Santa María de minera Poderosa (USD 110 millones). “Y para este 2020 se anuncian emprendimientos como Corani (US$ 579 millones), San Gabriel (US$ 431 millones) y Yanacocha Sulfuros (US$ 2,100), entre otros”, recapitula.

Reconoce Carlos Diez Canseco que “aún existe incertidumbre al respecto, lo que refleja en cierto modo los grandes obstáculos que tiene el Perú para cristalizar más proyectos y exploración”. Y añade: “Lo vemos actualmente con emprendimientos como Galeno, Michiquillay, La Granja o Tía María, que aún siguen siendo solo proyectos”. 

Tía María, afirma categóricamente el gerente general del IIMP, “se encuentra detenido debido a la falta de respaldo de parte del Gobierno para ratificar la licencia de construcción, que aprobó el Consejo de Minería”.

A juicio de Diez Canseco, el país está “desperdiciando excelentes oportunidades de desarrollo local y regional”. “Estamos yendo en la dirección contraria al ansiado desarrollo. Por ejemplo, vemos medidas que se vienen dando, como la resolución ministerial 403 – 2019-MINEM/DM referida a la consulta previa, que han generado incertidumbre en los inversionistas”, acota.

La disposición reafirma la obligatoriedad de la consulta previa en la fase de exploración, a pesar de que esta es una etapa del ciclo minero de bajísimo impacto, que no afecta de ninguna manera los derechos colectivos de las comunidades indígenas de nuestro país, esclarece el vocero del IIMP. 

“Este tipo de medidas desalientan las inversiones en el rubro de exploraciones, que no lograron recuperarse, experimentando un retroceso en inversiones del 12.5% a noviembre del 2019, alcanzando solo US$ 321 millones, en comparación con el mismo periodo del 2018 (US$ 366 millones)”, asevera. “Este año esperamos una mayor apertura de parte de nuestras autoridades para promover realmente la industria minera nacional”.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)