Innovación abierta, oportunidad de negocio para proveedoras mineras: Linkminers

No pierda la perspectiva: el negocio de las mineras es producir cobre,  oro o zinc, y no ser generadoras de nuevas tecnologías y mejores modelos de gestión ambiental. En realidad, solo adoptan estos cambios cuando prueban, programa piloto tras programa piloto, que mejoran el valor de los activos de la empresa, optimizan los procesos productivos y la seguridad del personal, solidifican las relaciones corporativas con las comunidades cercanas y maximizan las ganancias de sus accionistas. En otras palabras y como en cualquier negocio, solo adoptan las innovaciones y los cambios cuando su directorio se convence de que se traducirá en rentabilidad.

De modo que ha surgido una nueva forma de innovar entre las grandes mineras y es comunicando sus problemas para que los cerebritos de las universidades o las empresas proveedoras encuentren una solución. Esto se conoce como “innovación abierta” y su subyacente lógica es robusta, pues fomenta la investigación local y en simultáneo la creación de empresas diferentes, adaptadas a los nuevos vientos. Ahora bien, ¿cuál es el potencial de innovación abierta en el Perú? Compañías como Codelco en Chile o Antamina aquí han hecho suya esta filosofía de progreso. Pero para conocer más sobre ella, dialogamos con Martín Valdivia, gerente de Operaciones de Linkminers, organizador del OPEN INNOVATION MINING LIMA SUMMIT.

Considerando que estamos en tiempos de transformación digital, ¿cómo se está desarrollando la innovación en la minería peruana?

Tradicionalmente la minería es cauta y adversa al riesgo. Por lo tanto, propensa a que las cosas no cambien. Lo que es lógico dada las importantes inversiones que se  realizan y los grandes riesgos que existen en la operación. Por ello,  se apela a tecnologías que ya han sido probadas en otras operaciones, dejando en un segundo plano la implementación de nuevas ideas. No obstante, nunca ha dejado de innovar. Siempre  se ha buscado nuevas soluciones para los desafíos. Lo cierto es que lo ha hecho a puertas cerradas. Afortunadamente, hoy el sector está mostrando una mayor apertura. Incorporando un concepto de trabajo colaborativo en donde los desafíos de la operación minera se articulan con los conocimientos externos de los proveedores. Permitiendo que las innovaciones generen valor y mayores eficiencias para la industria en su conjunto.

¿Quiere decir que están abriendo sus puertas?

Sí. Están empezando a adoptar una mentalidad más colaborativa. Y por eso hoy se percibe un ambiente más prometedor para el desarrollo de innovaciones. Además, hay muchos “early adopters” que están promoviendo este nuevo enfoque en las operaciones mineras, y eso, poco a poco, va a ir escalando. Así como ocurrió en otras industrias como la banca o el retail, que antes eran igual de cautas. 

¿Qué es la innovación abierta?

La innovación abierta es un concepto muy poderoso que nos permite sumar capacidades para innovar, involucrando a distintos actores fuera de la organización, logrando incluir ideas, know-how y capacidades para que las innovaciones se desarrollen. Es un concepto de colaboración muy interesante que hoy se está abriendo paso en la minería.

¿La minería peruana podría escalar a niveles como los de Australia?

Sí, totalmente. Solo hay que precisar que Australia lleva más de 10 años trabajando en este modelo. Ellos partieron desde la colaboración entre los proveedores, las mineras y la academia. Creando, en conjunto, tecnologías y soluciones en torno a los desafíos. Además, las universidades australianas, desde su perspectiva, también aportan mucho valor a estas soluciones. Pero no lo hicieron solos, tuvieron un gran respaldo del Gobierno con programas y políticas públicas que les dieron soporte.

¿Cuáles son los pilares de este modelo de innovación abierta?

Los pilares son todos los actores que se articulan unos a otros en torno a un eje fundamental que es la colaboración. Y para que exista colaboración, debe existir confianza, reglas de juego claras y relaciones más horizontales. Por eso, es importante que las mineras, proveedores, la academia y el Estado se articulen en un ecosistema de innovación colaborativa.

Entonces lo que se necesita es un cambio de mentalidad.

Así es. Y de hecho en eso estamos. De manera que hay más actores que están apostando por este cambio de mentalidad. Ya ocurrió en Australia, donde lograron duplicar el PBI que generan los proveedores mineros. También está ocurriendo en Chile, desde hace 10 años, con un soporte del Estado bastante interesante, y en Perú ya comenzamos a dar los primeros pasos.

Pero aún falta involucrar a la academia, ¿verdad?

Es cierto, por eso desde Linkminers estamos articulando con algunas de ellas. Y en todos los proyectos de innovación abierta que impulsamos, tenemos previsto involucrarlos de una forma u otra.

¿Qué ganan las mineras y proveedores en un modelo de innovación abierta?

Las mineras ganan muchos conocimientos y soluciones. Con las cuales pueden optimizar su cadena de valor. Por su parte, los proveedores ganan oportunidades de negocio. Lo que es muy importante ya que el proveedor lo que necesita para generar tecnología es el desafío. Porque tienen el know-how, pero no tienen el desafío. Entonces, cuando acceden a él pueden enfocar todos sus conocimientos para desarrollar nuevas soluciones. Además, pueden articularse con otros actores. Y eso es lo que hacemos desde la plataforma digital de Linkminers.

¿Creando así proveedores de clase mundial?

De alguna manera sí, aunque si eres un proveedor minero en el Perú, ya eres un proveedor de clase mundial, porque compites con grandes empresas. Pero en la medida que se logren generar tecnologías desde los desafíos, vamos a tener proveedores lo suficientemente capaces de abastecer a la industria minera local, a otras industrias y a otros países. Y para eso tenemos que crear nuestro propio ecosistema de innovación abierta, tomando como referencia ejemplos como los de Australia, Chile y Brasil. Además, hay que superar uno de nuestros principales desafíos, que es el cambio de mentalidad de los tomadores de decisión e implementadores. Eso no significa que la mentalidad de hoy es mala, sino que es distinta. Y está enfocada en una visión que funcionó durante muchos años, pero que con la llegada de la cuarta revolución industrial es necesario un cambio de paradigmas, un cambio de mentalidad.

Finalmente, ¿con la innovación abierta se puede generar valor para todo el país?

Sí, y como ejemplo tenemos a Australia, que sigue creciendo a través de la creación de tecnologías de sus empresas locales. Por eso, el PBI de sus proveedores mineros se ha duplicado, alcanzando el 10% en la última década, casi equiparándose al PBI de la minería que es de 12%. Por lo tanto, y considerando que el PBI de los proveedores mineros en nuestro país es de apenas el 4%, el potencial que existe para generar desarrollo a nivel nacional es muy grande. Porque de esa manera se involucrarán más empresas, se comparten riesgos, se escalan más tecnologías y, por último, se genera más trabajo para todos.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)