IPE: de cada S/100 que gana una minera en el Perú, S/45 se quedan en el fisco, canon y utilidades

De cada S/100 que gana una minera en el Perú, termina pagando al fisco y a los trabajadores solo por el concepto de utilidades más o menos S/45, dijo Diego Macera, gerente general del Instituto Peruano de Economía (IPE), en una entrevista con un medio local.

“Del S/100 de ganancia, S/45 se van a quedar entre el Estado, los trabajadores, no en sueldos sino en repartición de utilidades, y en otros conceptos que van para la misma municipalidad”, explicó el académico. “Esto se traduce en un pago de más de S/4,000 millones solo el año pasado por impuesto a la renta, regalías , canon, etcétera”.

El economista sostuvo que en el asunto de los tributos de las mineras “se mezclan papas con camotes”. “Se mezcla lo que es la devolución del IGV con el pago del impuesto a la renta, que no tienen nada que ver”, aseveró en RPP Noticias. 

Afirmó que se les devuelve el IGV a todas las actividades, “y no solamente en e Perú sino en todo el mundo”. Explicó que el impuesto a la renta se grava a las ganancias de una empresa y ronda el 30%, en tanto que el IGV (generalmente conocido como IVA en otros países) ha sido creado para gravar el consumo a los que compran el bien final. Si exportamos un producto a China, los chinos pagan el IGV y no nosotros, aclaró.  

El razonamiento subyacente es que las empresas no deben pagar dos veces lo mismo (al importar o exportar). “Por eso se llama devolución, porque es un IGV que ya pagó la empresa y que no debía haber pagado y se lo devuelven porque su producto es para exportación”, despejó el especialista en tributación.

El gerente general del IPE sostuvo además que la naturaleza de los contratos de estabilidad tributaria “son una especie de seguro que compra la empresa minera a cambio de subir 2% el impuesto a la renta” para que no les cambien las reglas de juego “de cuando en cuando” dado que se trata de una inversión de muy largo plazo.

No obstante, en el Perú está desapareciendo este tipo de acuerdos porque “son caros”, manifestó Macera. “Solamente se justifican cuando tienes un ambiente de incertidumbre muy alto” y “en los países en los que el calor político nos lleve a cambiar la regulación” a menudo. Los inversionistas, en otras palabras, necesitan estabilidad para hacer grandes inversiones.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)