Las Bambas de MMG y Constancia de Hudbay compartirán helicóptero

El transporte aéreo tiene débil presencia en el mundo minero, pero de a pocos va agarrando alas. Las Bambas y Constancia, minas relativamente cercanas, acortarán los tiempos de viaje de sus trabajadores a solo media hora, gracias al uso compartido de un helicóptero H145. El operador será la empresa Andes, en cuyo historial destaca 85,000 horas de vuelo y 650,000 personas trasladadas. Su director comercial, Enrique Torres, brinda más detalles.

¿Cómo empezaron los vínculos de Andes con Las Bambas?

Empezamos en el 2005 y ahora tenemos 14 años ofreciendo transporte aéreo para los rubros de hidrocarburos y energía. En el rubro minero, tenemos más de 10 años trabajando de manera intensa y puntual en Las Bambas, con un contrato formal de largo plazo hasta el 2022. Para ello utilizamos un Airbus H145 desde abril o mayo del 2017. En su categoría, este es el equipo más moderno en el Perú, debido a las bondades de la aeronave.

Aparte del H145, ocasionalmente en Las Bambas solicitan un equipo adicional modelo B3, que también posee una excelente performance en altura, sobre todo en esta mina de cobre ubicada a casi 13,000 pies.

¿Cómo impacta el servicio aéreo en los tiempos de viaje?

Ir desde la ciudad de Cusco hacia Las Bambas suele tomar entre 8 a 10 horas de viaje, y si tomamos en cuenta que son viajes de ida y vuelta, esto representa una duración de casi un día de viaje en transporte terrestre. Sin embargo, con el helicóptero, el tiempo de viaje se reduce a 30 minutos tanto de ida como de vuelta; es decir, una hora. Para este cliente, ha sido muy importante este servicio, dado que ha mejorado la calidad de vida de las personas.

Con relación a nuestro servicio, hemos identificado un problema en el sector minero: las operaciones mineras están muy alejadas de las ciudades. Algunos ejemplos son Las Bambas, Antamina, Antapaccay y Constancia, que están situadas a 10 horas de las ciudades.

En el caso de Las Bambas, se ha dado una ampliación de las operaciones, por lo que ha sido necesario traer un segundo helicóptero H145, el cual llegará en julio e iniciará operaciones en la primera quincena de octubre de este año. Además, este nuevo equipo será compartido con otra empresa minera: Hudbay, para su operación Constancia. Ahí el contrato es de tres años hasta el 2022.

¿Por qué el uso compartido? ¿No sería mejor que cada una tenga su propio helicóptero?

En vista de que el sector minero cree que los helicópteros son muy costosos, lo que hemos propuesto es dar la facilidad de compartir la aeronave entre las dos empresas. Cada una tendrá una cantidad de horas definidas y podrán realizar sus operaciones sin ningún problema. En resumen, este nuevo H145 viene a ser el segundo helicóptero para Las Bambas y el primero para Constancia, con una cantidad de horas mínimas mensuales que cada una tiene comprada.

Como consecuencia, la adición de un segundo helicóptero ha ocasionado que Las Bambas amplíe su cantidad de personas trasladadas: si antes eran 100, ahora serán 235 entre las dos aeronaves. En Constancia, que es una operación más pequeña, probablemente se estime trasladar de 60 a 70 personas.

Actualmente, la flota de Andes está compuesta por 11 aeronaves: 2 aviones y 9 helicópteros. Del total de helicópteros, tenemos dos modelos H145, a los cuales sumaremos un tercer equipo, que será compartido por Las Bambas y Constancia. Este tipo de aeronave es el más moderno en el Perú en su categoría y por su soporte técnico-operativo.

¿De qué manera trabaja la empresa para introducir el servicio aéreo en la minería?

Con el propósito de incentivar al sector minero a utilizar el transporte aéreo, la estrategia de Andes es trabajar con los clústeres mineros, los cuales vienen a ser un grupo de minas localizadas en un sector común. Eso es lo que justamente hemos hecho en el caso de Las Bambas y Constancia. Entonces, queremos replicar este caso con otras minas que están dentro de determinados clústeres, ya sea en el centro, norte o sur del Perú. Es así como pretendemos fomentar el uso de aeronaves en las operaciones mineras.

Además del caso del helicóptero compartido entre Las Bambas y Constancia, también tenemos otras cuatro propuestas que están en plena evaluación para llegar a un resultado final: son dos mineras en el centro, una en el norte y otra en el sur.

Nuestra intención es consolidar y desarrollar el sector minería con base en el soporte aéreo. Anteriormente este sector solía utilizar el servicio aéreo solo para actividades de magnetometría en exploración minera. Entonces, como el soporte aéreo tenía el fin específico de la magnetometría, el transporte de personas y cargas era perentorio, pues duraba uno o dos meses. No obstante, ahora estamos formalizando contratos de largo plazo en el sector minero.

¿Qué hizo Andes para atender la necesidad de traslado durante el bloqueo a Las Bambas?

Durante la contingencia en Las Bambas, hubo un incremento de unidades para que dieran el apoyo. En aquellos momentos nos solicitaron helicópteros adicionales: un H145 y dos B3. Eso ayudó para que, de alguna manera, la empresa pueda atenuar el ingreso y salida de los trabajadores. Todo el apoyo duró tres semanas.

Como el transporte fue aéreo, no tuvimos muchos problemas, ya que nosotros volábamos desde el aeropuerto de Cusco hacia la misma operación minera.

¿Trabajaron alguna propuesta adicional en aquel bloqueo?

En algún momento se trató de hacer puentes aéreos; es decir, aquellos sitios no frecuentes desde donde se pueda dar el servicio de traslado. Entonces, a la salida de la mina se podía optar por el transporte terrestre hacia un punto determinado y luego se empalmaba el viaje con el helicóptero hacia el aeropuerto de Cusco. Desde la mina hacia el punto de recojo aéreo había una distancia aproximada de dos horas en forma terrestre.

Más allá de las cifras, lo importante es saber que el sector minero está buscando la facilidad para movilizar a su personal. Cuando se está a 6, 8 o 10 horas de la ciudad, se tiene una visión muy distinta no solo por la calidad de vidas que estás mejorando, sino también por un aspecto de costos.

¿Y en qué sentido se mejora la calidad de vida del trabajador?

Cuando la persona viaja a una mina situada a 10 horas, tiene dos días de improductividad: un día en el traslado e ingreso a la operación y otro día donde necesariamente tiene que descansar. No puede trabajar inmediatamente. Estos dos días de improductividad equivalen a 48 horas-hombre que la empresa deja de utilizar.

Por el contrario, con el servicio aéreo, el viaje a la mina puede durar media hora. Ese mismo día la persona puede empezar sus labores sin ningún problema. Por eso, económicamente, es un costo muy importante que asumen las empresas cuando tienen minas muy distantes de la ciudad.

¿Cuáles son los aspectos más resaltantes del helicóptero H145?

El H145 es un equipo bifuncional que opera muy bien en costa, sierra y selva. Tiene hasta 20,000 pies de techo. Entonces, para zonas mineras que están sobre los 3,000 metros (sobre los 10,000, 11,000 o 12,000 pies), es un equipo que funciona perfectamente, pues puede llevar un máximo de 8 personas y cargar hasta 900 kilos.

La configuración normal del H145 es de 10 pasajeros, pero en zonas con altura es de 8, como justamente sucede en Las Bambas. Si antes entraban los gerentes, ahora también entran los supervisores.

Eso hace que aumente la masa crítica de gente en el helicóptero. Normalmente, este cliente tiene tres vuelos por semana, pero ahora pueden incrementarlos a cuatro.

Justamente, este equipo ha sido preparado para estas duras zonas, donde las operaciones son muy agresivas. Claro que también existen ocasiones en que el helicóptero no puede operar por asuntos climatológicos. Eso está regulado por la Dirección General de Aviación Civil.

Por ejemplo, el H145 podría funcionar de noche sin ningún problema, tanto de manera instrumental como hacer un aterrizaje con piloto automático. Normalmente, se puede volar desde las 7 de la mañana hasta las 5 de la tarde, que es el momento cuando empieza a caer el sol. Pero cuando se está en zonas de altura, procuramos no volar más allá de las 3:30 de la tarde, ya que luego los vientos se tornan más fuertes. En el caso de la costa o selva, podemos operar hasta las 5 o 5:15 de la tarde.

Entonces, ¿cuándo ampliarán sus servicios al horario nocturno?

Andes trata de conseguir las habilitaciones que le permitan ofrecer servicios de traslado nocturno. Es muy probable que en una primera etapa se nos permita los vuelos nocturnos de forma visual; es decir, cuando el piloto tenga opción de ver la ruta.

Una siguiente etapa sería de forma instrumental. En el caso de que recibamos el permiso, podremos realizar evacuaciones aeromédicas por las noches, que serían muy importantes cuando suceda una eventual emergencia al interior de la mina. En los próximos tres meses debe haber resultados respecto a las habilitaciones.

¿Y el sector hidrocarburos es el que sí tiene más apego al transporte aéreo?

El sector hidrocarburos ya está familiarizado con los helicópteros porque trabaja en zonas remotas de la selva. El helicóptero llega a su campamento y empieza a volar por los diferentes puntos donde se está explorando. El servicio en este sector es primordial.

La primera empresa que está apostando por el H145, es Coga TGP, encargada de la supervisión y mantenimiento de un ducto de hidrocarburos de 440 kilómetros de extensión, aproximadamente. Esta nave ha reemplazado a un equipo de larga data en este sector: el Bell 412 EP, ya que el primero es mucho más rentable y utilitario.

En este sector, la función del H145 es trasladar pasajeros y carga, en una proporción del 60% y 40%, respectivamente. En Coga TGP, utilizamos tres aeronaves: un H145, un B3, y un avión en forma permanente; y en ocasiones incorporamos otro B3.

¿Solo se ofrece el helicóptero H145 para estos sectores?

Nosotros somos operadores y no desarrollamos ni representamos marcas. Andes posee equipos tanto Airbus como Bell. Si el cliente quiere un Airbus H145 o un B3, o cualquier otro modelo similar, se lo proponemos. Depende de lo que el cliente necesite. Nosotros desarrollamos las alternativas y él define. Cada uno tiene costos y beneficios distintos.

Ha hablado de la minería e hidrocarburos, ¿tienen interés en el sector eléctrico?

Nuestro objetivo es desarrollar y consolidar el sector minero. A su vez, queremos que esta experiencia también la viva el sector eléctrico. Por ejemplo, nuestra intención es entrar en empresas encargadas del tendido de las redes eléctricas o líneas de transmisión, las cuales también suelen construirse en lugares de gran altura, como montañas, entre otros.

Es ahí donde hemos propuesto que contraten al helicóptero como soporte para las operaciones, de tal forma que puedan realizar sus actividades de manera segura y rápida.

¿Cada cuánto tiempo se realiza el mantenimiento de los equipos?

En cuanto al mantenimiento de las aeronaves, nosotros obedecemos las indicaciones del manual del fabricante. Dependiendo del tipo de operación, el programa de mantenimiento se realiza en función a las horas de vuelo o al tiempo. En el primer caso, se recomienda el mantenimiento cada 300 horas. Sin embargo, cuando la operación es constante y dinámica, el mantenimiento es en menos cantidad de tiempo.

Existen ocasiones en las que ciertos componentes son enviados para el servicio de overhaul, con el objetivo de alargar su vida útil. En ese sentido, para que la aeronave siga operando se nos facilita un componente de repuesto. Lo importante es saber que a las empresas les interesa que se les garantice una operación continua.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)