Los costos de producción que espera Buenaventura este 2020 en sus operaciones

En 2017, procesar una tonelada métrica de mineral en la operación Tambomayo, en Arequipa, costaba US$234, y este año Compañía de Minas Buenaventura espera reducir este peso operativo hasta los US$87. Este sería la mejora de eficiencia de productividad más acentuada entre las operaciones de la empresa, consecuencia de la implementación de su programa de eliminación de cuellos de botella, pero no la única. 

Las mejoras también se esperan en Uchucchacua (de US$120 a US$90 la tonelada métrica), Orcopampa (de US$296 a US$291) y El Brocal (de US$37.3 a US$36.3). “La minería es una industria de costos”, dijo recientemente Roque Benavides, presidente de directorio en una presentación en el Colegio de Ingenieros del Perú. Y en los costos está la clave de la competitividad dado que el precio de los metales, dado su condición de commodities, no pueden ser controlados.

Esta información, extraída de su más reciente reporte de producción al cuarto trimestre de 2019, revela la clara intención de la minera de mejorar en eficiencia antes que en volumen de producción. Buenaventura no pretende ser la empresa que más metales produce sino la que mayor rentabilidad genere por cada libra u onza producida.

Para este año, la minera que cotiza en la Bolsa de Valores de Nueva York proyecta desembolsar entre US$85 y US$105 millones en sus operaciones mineras (US$120 millones en 2019). En cuanto al ebitda (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortizaciones), el capital que prevé destinar a sus operaciones directas es de US$200 millones (hasta US$380 en 2019). 

Ahora bien, la empresa se prepara para evaluaciones muy estrictas sobre la continuidad de algunas de sus minas. Si no logra elaborar un plan de negocio a largo plazo para Orcopampa, entonces Buenaventura la “reevaluará”.

La producción en Tambomayo, en tanto, se proyecta menor a la de 2019, aunque su rentabilidad se mantendrá estable precisamente por el programa de eliminación de cuellos de botella. 

Este 2020 será el último año de operación de La Zanja. De Uchucchachua se espera una mejor producción y más rentabilidad; de El Brocal se extraerá sustancialmente más cobre, pero la generación de oro en Coimolache será menor.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)