Marcobre inyecta US$200 millones en proyecto Mina Justa a noviembre del año pasado

Marcobre, empresa controlada por la peruana Minsur, ha destinado al proyecto de cobre Mina Justa, en Ica, unos US$200 millones entre enero y noviembre de este año, según consigna en su reciente boletín el Ministerio de Energía y Minas. Solo en  noviembre pasado desembolsó la empresa US$23.9 millones para el depósito en desarrollo, el proyecto estrella de Grupo Breca. En el acumulado enero-noviembre del 2018, Marcobre ha inyectado unos US483 millones en el apartado de infraestructura.

Mina Justa es un proyecto complejo por cuanto la huella del tajo será muy reducida. El depósito de relaves sería dos veces más grande y el depósito de desmonte triplicará la extensión superficial de la huella. Mina Justa se ubica en San Juan de Marcona en la región Ica, a 300 kilómetros de Lima. Se trata de un proyecto muy importante pues generará en su etapa de construcción entre 8,000 y 9,000 puestos de trabajo. De estos 4,500 serán directos.

La vida de la mina se estima en alrededor de 20 años en los cuales se generará más de US$ 1,400 millones en contribuciones al fisco entre impuestos, regalías y gravámenes. La producción promedio anual del emprendimiento se estima en 51,000 toneladas de concentrado de cobre y 42,000 toneladas de cátodos de cobre.

Mina Justa empleará agua salada en sus operaciones. Para captarla, construirá un terminal multiboyas, que permitirá aspirar 900 m3/hora de agua de mar,  y se prevé que en el procesamiento del mineral se utilicé principalmente agua marina. La demanda de agua durante la etapa de operación será de 225,3 m3/h (811 L/s); de los cuales, 132 m3/h se destinarán a la planta de óxidos, 446 m3/h para la planta de sulfuros y 180 m3/h para la planta desalinizadora. La demanda hídrica total durante la etapa de construcción se elevará a 1,021,767 m3 (17,8 L/s), de los cuales se usarán 14 L/s para el riego de accesos de acarreo.

El corazón del proyecto minero Mina Justa, de US$1,600 millones, lo compondrán dos plantas de procesos, una para óxidos y otra para sulfuros. La planta de óxidos se emplazará en un área aproximada de 16 ha, tendrá una capacidad de procesamiento nominal de 12 Mt/año y un potencial de diseño de 13 Mt/año. En términos generales, el proceso comprenderá los desarrollos unitarios de chancado, lixiviación, extracción por solventes y electro obtención. El producto final de este procesamiento será un estimado máximo de 58 000 t/año de cátodos de cobre.

En tanto, la planta de sulfuros se ubicará en un área de 8 ha con una capacidad de procesamiento nominal de 6 Mt/año. En términos generales, el proceso comprenderá desarrollos unitarios de chancado, molienda, flotación, espesado y filtración del concentrado de cobre.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)