Michiquillay: Southern prepara 140 perforaciones diamantinas en proyecto cajamarquino

Southern Copper ha informado que Tía María es el puntal de su nuevo crecimiento como empresa en el Perú y que este proyecto, de materializarse, ayudará a que sus otros grandes planes mineros también salten al escenario. Uno de ellos es Michiquillay, asentado en la región de Cajamarca, en la localidad de La Encañada.

Michiquillay es uno de los proyectos mineros más importantes del país. Está constituido por un yacimiento cuprífero con más de 1,100 millones de toneladas de recursos de mineral y una potencial producción anual de 240,000 toneladas de cobre fino. Southern conoce desde ya todo eso pero necesita saber más sobre el yacimiento.

A inicios de 2018, el brazo minero de Grupo México ganó la licitación del proyecto minero al presentar un mayor precio de transferencia (US$ 400 millones) y mayor pago de regalías (3%). Y recientemente se ha embarcado en el sondaje del depósito. Southern, ha trascendido, destinará alrededor de US$50 millones a estas labores de explración para los próximos dos años.

Los Chancas y Michiquillay, los proyectos que convertirían a Southern en rey del cobre en 2025

Con todo, este medio ha tenido acceso a uno de los últimos procesos planeados por Southern para avanzar con los estudios geológicos en Michiquillay. Una fuente familiarizada con el asunto sostiene la minera ha emprendido desde ya el Estudio de Impacto Ambiental Semidetallado de Michiquillay.

Según esta misma fuente, los trabajos consisten en la “habilitación de 140 plataformas de perforación para 140 sondajes diamantinos”. Cada una de las perforaciones deberá alcanzar los 500 metros de profundidad en promedio. Southern, para estos trabajos, planea utilizar seis máquinas perforadoras.

Raúl Jacob, vicepresidente de Finanzas de la minera Southern, que tiene en planes inverisones por alrededor de US$8,000 millones para convertirse en una de las tres productoras de cobre más grandes del mundo desde la próxima década, asevera que la compañía ha delimitado los desembolsos de Capex para hasta el 2022.

Para este año, Southern tiene un presupuestado un Capex de US$1,800 millones (US$300 millones se destinarán al desarrollo de Tía María) y para el 2020 “estamos considerando”, dijo Rául Jacob, unos U$2,100 millones, US$2,900 millones para 2021 y US$2,500 millones para el 2022.

Southern amenaza con convertirse en el próximo emperador del cobre con una producción similar o superior a la del gigante chileno Codelco para el 2025, al proponerse alcanzar los 1.5 millones de toneladas de producción anual para ese entonces.

Son cuatro principalmente los proyectos que incluye la minera del Grupo México para realizar este cálculo. Uno de ellos es El Pilar (México), que aportará 40,000 toneladas anuales y otro es El Arco (México) con una contribución de 250,000 toneladas. Los otros dos con los que cuenta la empresa son Los Chancas (150,000 toneladas), en Apurímac, y Michiquillay (240,000), en Cajamarca.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)