Minera Lincuna instalará nueva chancadora y mejorará disposición de relaves

El Senace ha dado su visto bueno a la adición de tres estaciones de monitoreo de calidad de agua, descritos en el Tercer Informe Técnico Sustentatorio Modificación de Componentes por Mejoras Tecnológicas y Ambientales de la UEA Huancapetí, presentado por Compañía Minera Lincuna.

El objetivo de estos cambios, explica la minera en el documento presentado ante las autoridades gubernamentales, es mejorar el control y protección del entorno en las operaciones mineras. Las tres estaciones de calidad de agua se suman al programa de monitoreo de calidad ambiental para agua aprobado en el UEA Huancapetí.

La empresa también solicitó el permiso para cambiar de equipo en su planta polimetálica que procesa diariamente unas 3,600 toneladas métricas de mineral. “El proyecto de modificación implica el reemplazo de alguno de los equipos existentes y la incorporación de equipos nuevos para mejorar la eficiencia de la operación”, indica Lincuna, que produce zinc y plomo.

Algunos de los equipos que serán incorporados son estos: una chancadora de bancos en el área de operación chancado. Se trata más precisamente de una chancadora 1000 x 2000 que se encuentra instalada e inoperativa dentro de la zona del stock pile de gruesos ocupando un área de 200 m2. “La chancadora en mención trabajará 2 horas semanales para tratar 600 TMS”, esclarece Lincuna. La empresa también planea adicionar un filtro prensa XMGZ 20-80- 3UB.

Con todo, la minera reemplazará la chancadora primaria 24”x36” por una chancadora 27”x42” de mayor capacidad en el área de chancado con la finalidad de optimizar el proceso y reducir el consumo de energía.

También reemplazará las zarandas vibratorias diagonales de 6”x21”, por una zaranda vibratoria horizontal de 8”x20”; cambiará la celdas chinas modelo XCF por celdas tipo OKTC de gran volumen de flotación para mejorar la eficiencia metalúrgica y económica, entre otros.

Lincuna también planea hacer mejoras en su depósito de relaves. La organización indica que el proyecto de mejora de disposición de relaves es “una necesidad operativa, donde se requiere el relave grueso como materia prima para el recrecimiento del dique del depósito de relaves N° 2 por etapas hasta la cota final 4,530 msnm”.

Es por ello que se plantea la ampliación de la etapa de disposición final de relave clasificado (cicloneado y espesado) por un periodo de 1,5 años adicionales. Posterior a este periodo, se enviará el 30% de relave general (grueso) a interior mina mediante el proceso de relleno hidráulico.

Los cambios son diversos en Lincuna, que opera en la región Áncash. A inicios de 2018, el Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) ordenó cinco medidas administrativas a la Compañía Minera Lincuna S.A. durante la supervisión especial que realizó en su unidad minera Huancapetí, ante el derrame de relaves ocurrido el 3 de marzo del 2018.

 

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)