Ministro Ísmodes: “La intención es acercar más el Gobierno a zonas minero-energéticas”

Ministro Ísmodes: “La intención es acercar más el Gobierno a zonas minero-energéticas”

Por Manuel Marticorena

A propósito del desarrollo del proyecto minero Mina Justa, entrevistamos al funcionario más importante del Ministerio de Energía y Minas (MEM), Francisco Ísmodes, quien nos expuso su visión del sector minero y de cómo el enfoque social, para atender las expectativas de las poblaciones ubicadas en áreas mineras, será de forma integral y convocando la participación de varios estamentos del aparato estatal, en especial del Ministerio de Economía y Finanzas y de la Presidencia del Consejo de Ministros. 

¿Cuál ha sido la participación del Ministerio de Energía y Minas para sacar adelante los proyectos Quellaveco y Mina Justa?

El trabajo del ministerio es de acompañamiento y el ordenamiento de los permisos. Evidentemente son trámites que tienen que hacer las empresas, pero el ministerio hace una revisión de estos expedientes en los plazos que permitan a las empresas avanzar. Cuando llegué al ministerio encontré estos proyectos encaminados y nos hemos ocupado en que avancen y no tengan problemas en su tramitación. Eso ha permitido que las empresas también hagan lo suyo: hacer sus inversiones, desarrollar buenas prácticas y relaciones con las poblaciones vecinas, generar empleo local, etc. Todo eso ha contribuido a que estos proyectos avancen, tal como lo hemos anunciado últimamente.

¿En términos industriales han realizado un análisis acerca de cuál será el impacto que tendrá Mina Justa para los proveedores?

Mina Justa tendrá una producción de 100 mil toneladas de cobre fino en concentrado y 58,000 en cátodos. Eso definitivamente genera un impacto en el PBI  durante su operación  de 0.3%  y durante su construcción de 0,2%, lo cual sumará definitivamente a la industria local. Por otro lado esta es una operación que permitirá un mayor ingreso por temas de canon. Se estima que se generará US$25 millones por canon, los que se sumarán a los S/ 160 millones que este año se obtuvo. Es decir, se tendrá más o menos S/ 250 millones al año en canon en la región Ica.

¿Cuál será el impacto en empleos?

Cuando este proyecto esté en construcción habrá cerca de 1,500 empleos en distintas posiciones. Eso se multiplica por 6.5%  que son empleos indirectos, entonces digamos que gran parte de la industria  va a tener impacto en empleos indirectos. Entonces, considerando la data, se trata de un proyecto que sigue sumando al desarrollo del sector de nuestro país.

¿Qué esfuerzos se vienen realizando para que este proyecto tenga un eslabonamiento con otro tipo de sectores, quizás el turismo o el agrícola, que son dos de los que más se preocupan al inicio de las operaciones mineras?

La empresa en sus proyectos de responsabilidad social viene trabajando en la zona con distintos proyectos. Uno de ellos es el turismo, donde ha tenido bastante labor. A la fecha se han invertido algo así como US$2.5 millones en proyectos sociales.

¿Qué hará el Gobierno con los recursos que se obtengan de la producción de Mina Justa?

Con el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) estamos trabajando en cambiar un poco la forma cómo se ha venido enfocando estos proyectos. Es decir, lo usual es que primero se generan los recursos y después se analiza dónde invertirlos.

Lo que queremos hacer con el MEF es priorizar el desarrollo regional, que es lo más importante, y colocarlo en el centro, identificando cuáles son las brechas que tiene en salud, nutrición, empleo y educación. A partir de eso identificaremos cuáles son los proyectos que necesitan ser desarrollados para poder cerrar esas brechas.

Una vez hecho esto, recién nos enfocamos sobre el origen de los recursos para poder desarrollar esos proyectos. La idea es hacer algo más integrado al desarrollo regional, a la competitividad regional, para aprovechar mejor los recursos generados por la actividad minera.

Ica, donde se ubica Mina Justa, es una región agroindustrial básicamente…

Así es. Entonces todos los recursos que generan las actividades productivas de esta región deben ser canalizados en Ica. Es lo mismo para otros proyectos de desarrollo que se tengan en otras regiones. Ese es el enfoque.

Siendo ese el planteamiento. ¿Cómo aterrizarlo? ¿Cuáles son las acciones más inmediatas que realizará el Gobierno?

En primera instancia, como indiqué, esta es una iniciativa que se está trabajando en el MEF con la PCM. El Ministerio de Energía y Minas se encarga de impulsar los proyectos, porque si queremos  tener un sector sostenible en el tiempo es necesario trabajar en su desarrollo. Queremos que tanto la minería como el sector hidrocarburos sean sectores percibidos generalmente como generadores de un beneficio para el país.

Entonces, como Ministerio de Energía y Minas impulsamos y participamos en esta iniciativa de lograr un mejor aprovechamiento de los recursos orientados a cerrar las brechas de pobreza en las regiones.

Se entiende que es un planteamiento en el cual no solo está el Ministerio de Energía y Minas sino el resto de sectores.

Sí, es un grupo que de hecho trabajamos con el  MEF y PCM,  donde  se integran también paulatinamente otros sectores. Vamos a trabajar  con organismos multilaterales como el IFC, el Banco Mundial, que tiene programas para impulsar la mejora del empleo local vía capacitaciones, emprendimientos locales, que se pueden desarrollar.

También la idea es identificar mejoras en nutrición, educación y salud, donde las empresas evidentemente están llamadas a participar. Hay iniciativas como las de la Corporación Andina de Fomento (CAF) que promueven el desarrollo de clusters de acuerdo a las zonas  donde se desarrollan las actividades más importantes.

Estas iniciativas de producción también podrían  verse integradas con otras actividades como las de exportación. En el sur, por ejemplo, se podría generar un cluster de ingeniería que esté  dirigido a promover servicios para la minería que luego sean exportados. Países como Australia tienen un monto de exportaciones por servicios de ingeniería mucho mayor a sus propios minerales y eso lo han logrado porque tienen un nivel de desarrollo muy alto en sus tecnologías.

¿Hay preocupación del MEM para que las compras que demandan proyectos como Mina Justa y Quellaveco sean en mayor proporción locales?

Bueno, sí. Uno de los temas que nosotros promovemos es que las empresas se organicen bien para ello: lo primero es la contratación de mano de obra local. Normalmente las empresas establecen ciertos mínimos de contratación de mano de obra local no calificada, mientras que en el caso de la mano de obra local calificada es de acuerdo a la oferta que hay en la localidad.

Lo mismo para emprendimientos locales, servicios, etc. Es importante que la empresa que va a invertir priorice la contratación de los servicios locales y eso es parte también de lo que hoy día, por ejemplo, en el proyecto Quellaveco, de Moquegua, estamos impulsando, incluso con la participación del Gobierno Nacional, del Ministerio de Trabajo y Ministerio de la Producción.

Esa es una de las cosas distintas que estamos haciendo, que es acercar más el Gobierno Nacional a las zonas donde se desarrollan las actividades minero – energéticas. La idea es no esperar a que nos vengan a hacer un reclamo, sino a actuar y participar en el espacio donde se desarrolla esta relación empresa – comunidad – empresa-   población y ahí nosotros velar proactivamente para que la empresa cumpla con los compromisos asumidos, además de las obligaciones legales que se tenga que cumplir.

Recientemente el MEM ha lanzado los Comités de Gestión Minero Energéticos ¿Cuál es el enfoque que tendrán? 

Lo que se busca es que estos comités se implementen en las regiones donde haya actividad minero energética, siendo espacios de información acerca de los compromisos que las empresas han asumido y de los que deben de cumplir de acuerdo a la legislación o los permisos que se les ha otorgado. Porque hoy existe falta de información, no solo a la población de una región, sino  a la propia autoridad regional, las direcciones regionales de minería y energía y a las gerencias regionales.

Ellas no están recibiendo información y deben tenerla periódicamente acerca  de las autorizaciones y actividades  que la empresa de hidrocarburos o la de mediana o gran minería desarrolla. La comunidad tiene que sentir que hay un Estado  presente que garantiza que la empresa cumpla con sus obligaciones y con sus responsabilidades. Ese  es el espacio que tenemos que llenar  como Gobierno y eso es lo  que estamos enfocando con estos comités.

Mina Justa será una operación que desalinizará agua. ¿Parte de esa agua no se podría usar en el sector agrícola, considerando que es una zona sensible a la falta de este líquido?

Mina Justa pondrá una planta desalinizadora del tamaño  de la operación y de acuerdo a sus requerimientos. Sería la segunda planta desalinizadora junto a Milpo,  que tiene su operación Cerro Lindo a 60 kilómetros del mar y usa agua desalinizada. Pero esto lo hacen las empresas tras evaluar el flujo de agua que necesitan para su operación y en base  a eso hacen su inversión. No creo  que tengan un excedente importante como para destinarlo a otra actividad distinta a ellos que es la agricultura.

Hoy aún tiene un costo importante la desalinización de agua y si la minería usa agua de mar es porque lo puede pagar. Pero en la agricultura probablemente ese costo todavía sea un poco alto. Entonces esto deberá evaluarse. 

Recientemente indicó que son dos proyectos los que siguen a Mina Justa: Zafranal y  Haquira. ¿Se ratifica en ello?

Todavía no han sido anunciados por las empresas. Son inversiones que las empresas tienen que desarrollar, pero ya están encaminadas.  Sobre todo en el caso de Zafranal, que está más cercano y avanzando más que otros, que están aún en la parte de proyectos, pero que esperamos puedan fluir. Sin embargo, tengo que decir que hay todo un listado de proyectos que es interesante mirarlos, como Pampa de Pongo, que es un proyecto  también importante que está encaminado y  que incluso  podría tener ya plazos en marcha. Pero estos son proyectos  que finalmente dependen de las empresas. 

Indicó que el Ministerio de Energía y Minas está apoyando su desarrollo

Aquí hemos creado la Dirección General de Promoción y Seguridad Minera. La idea es que  pueda estar más cercana a las empresas para tomar información de ellas y en qué etapa están sus proyectos, si ya están tramitando los estudios de impacto ambiental, si tienen acuerdos con las comunidades y hacerles un acompañamiento sobre sus avances; en general, la idea es que tengamos uns labor muy proactiva y fortalecer el marco legal para apoyar a que estos proyectos no se paren,  y avancen.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)