Moody’s: «En Perú, conflictos con comunidades pueden retrasar inversiones mineras»

La actividad minera en Latinoamérica encara riesgos derivados de conflictos sociales y complicaciones medioambientales que podrían impactar la producción e inversión de la compañías a largo plazo, dijo el lunes la agencia de calificación Moody’s, y Perú no escapa al duro análisis.

En un reporte, la firma mencionó escenarios complejos como disputas laborales, contaminación ambiental, enfrentamientos con comunidades locales por los recursos naturales que pueden golpear a la industria en la región. “En Perú, los conflictos con las comunidades pueden aumentar los costos y retrasar las inversiones de las empresas mineras”, indicó en su reporte la calificadora de riesgo. “Según la ley peruana, las compañías mineras deben consultar con las comunidades antes de comenzar un proyecto y, en los últimos años, los bloqueos y protestas por el impacto ambiental de las actividades mineras han suspendido o retrasado varios proyectos”.

Moody’s señaló también el aumento de las regulaciones en México tras la llegada al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. “En Latinoamérica, los principales riesgos medioambientales son la polución del suelo y el agua, restricciones del uso de tierras y escasez de agua, sumados a desastres naturales causados por el hombre”, dijo Barbara Mattos, vicepresidente senior de Moody’s, en un comunicado.

En particular, Moody’s hizo referencia a las preocupaciones por la seguridad de los habitantes y el desastre medioambiental generado por dos rupturas de represas de relaves mineros en 2015 y 2019 en el estado brasileño de Minas Gerais.

Además, afirmó que las mineras en Chile -el mayor productor mundial de cobre- enfrentan desafíos estructurales que continuarán elevando los costos de producción, como el declive de las leyes minerales y la baja productividad laboral.

 

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)