“Paren con el fraude; no mientan y no se respalden en respuestas fáciles»: la tensa reunión de Vale con víctimas de Brumadinho

Más de 400 personas que perdieron parientes, casas, ganado, documentos relevantes y objetos personales valiosos en un mar de lodo provocado por el colapso de una presa de la minera vale, asistieron a una asamblea convocada por esta, la primera productora global de mineral de hierro. Según la BBC Brasil, la reunión cuatro horas en el barrio de Parque de Cachoeira. A la reunión asistieron representantes de la minera y del Gobierno brasileño: funcionarios de su Ministerio Público, Defensa, abogados defensores y voceros de movimientos sociales.

Por Vale asistieron, según reporta la BBC, Edvaldo Braga, Vítor Libânio y Humberto Pinheiro, quienes aseveraron desde el comienzo que ellos “no tenían autonomía” para responder a las demandas, que fueron muchas. “No estamos en condiciones de asumir responsabilidades sobre algo que no tenemos conocimiento. Precisamos entender el problema en toda su extensión. Aún no contamos con información suficientes para responder a sus preguntas”, repetían los representantes de la minera doce días después del colapso de la represa que ha causado más de un centenar de muertes, 182 desaparecidos y decenas de personas sin hogar.

“Paren con el fraude”, dijo uno de los asistentes a la reunión, que resultó ser André Sperling, funcionario brasileño, para luego recibir el aplauso de los asistentes. “No mientan y no se respalden en respuestas fáciles”.

La demanda colectiva de los pobladores a la minera es contundente. Reclaman no de ellos es la asunción de las pérdidas por las plantaciones destruidas y salarios mínimos para adultos, medio salario mínimo para adolescentes entre 14 y 18 años y el 25% de un salario mínimo para los niños, además de millonarias donaciones para los pobladores del barrio Parque de Cachoeira, en el estado de Minas Gerais.

“Perdí mi empleo, ¿cómo viviré ahora?”, se quejó uno de los pobladores, siempre según la BBC. “Ustedes mataron mi hermano en diez segundos y ahora cuánto tiempo esperaré para calmar el dolor que mi madre está sintiendo”, dijo otro. “Para matar ustedes son rápidos”, gritó una mujer.

La brasileña Vale SA declaró fuerza mayor en algunos contratos de mineral de hierro luego de que una corte ordenó detener las actividades en una mina responsable por casi un 9% de su producción, tras el colapso de una represa que probablemente provocó la muerte de más de 300 personas, informó la agencia Reuters.

La declaración de fuerza mayor se da después de que una corte ordenó este lunes que deje de usar ocho represas de relaves, incluida una que afecta a la producción de unas 30 millones de tonelada de mineral de hierro por año. Reuters conjetura que la declaración de fuerza mayor es la más reciente señal de cómo el desastre del 25 de enero en la represa de relaves en la mina de mineral de hierro Corrego do Feijao de Vale en el estado de Minas Gerais, que hasta el momento ha dejado 142 muertos y 194 desaparecidos, ha sacudido a la industria minera en general.

El reporte de la firma alemana TÜV SÜD, revisado este martes por Reuters y que figuraba como actualizado en agosto de 2018, realizó 17 recomendaciones para mejorar la estabilidad de la estructura. Entre los problemas identificados había fisuras en los canales de drenaje. El estudio recomendó además la instalación de un nuevo sistema de control que pudiera registrar deslizamientos mínimos en el suelo, según Folha.

Vale dijo en un comunicado que había seguido las recomendaciones del informe, que dijo era “de rutina”. En un comunicado, la minera sostiene que nunca descuidó el cuidado de las presas sino todo lo contrario: aumentó la inversión en la gestión de estas infraestructuras en 180% entre los años 2015 y 2019.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)