«Petróleo, petróleo por todas partes, ¿pero algún lugar para almacenarlo?»

«Petróleo, petróleo por todas partes, ¿pero algún lugar para almacenarlo?»

Los analistas de Citigroup han dibujado diversos escenarios para el petróleo este año, y uno de ellos, en un contexto como el actual, describe su escenario más bajista por el Covid-19 y la guerra entre Rusia y Arabia Saudita. Esto es lo que pinta el informe de Citi: el mundo podría quedarse sin espacio para almacenar petróleo en cuestión de meses. Si llega el momento en el que no cabe más petróleo en tanques, oleoductos y petroleros, el precio del crudo podría sufrir un nuevo colapso hasta caer a los US$10 por barril, mínimos de 1999.

“Petróleo, petróleo por todas partes, ¿pero algún lugar para almacenarlo?”, se preguntan desde Citi en su informe divulgado hoy por el medio Expansión. Recurren a la serie histórica para señalar que hasta la fecha la capacidad mensual máxima de almacenamiento ha sido de 4,7 millones de barriles diarios.

El desplome del precio del petróleo hasta los US$20 a causa del parón de la actividad por el coronavirus agravó las previsiones más pesimistas de las firmas de inversión sobre su evolución a corto plazo. El informe de Citi concluye que a medio y largo plazo el petróleo podría oscilar de nuevo entre los US$40 y los US$60.

El mundo imaginado por Citi es plausible pero, de momento, algo lejano. ​​Las existencias de petróleo subieron levemente la semana pasada en Estados Unidos, mientras que las de gasolina y destilados cayeron, dijo el miércoles la Administración de Información de Energía (EIA).​

En cierta medida, el análisis es respaldado en parte por la consultora Rystad Energu. Canadá puede estar a días de quedarse sin almacenamiento para su producción nacional de petróleo, según los analistas de Rystad Energy, y el resto del mundo puede hacer lo mismo en unos pocos meses, publicó The Guardian.

Los inventarios de petróleo subieron 1,62 millones de barriles la semana pasada a 455,4​ millones de barriles, lo que se compara con expectativas de los analistas de un alza de 2,8 millones de barriles, según un sondeo de Reuters. Los inventarios en el centro de acopio y recepción de Cushing, Oklahoma, aumentaron 858.000 barriles la semana anterior.

A medida que el petróleo se estrella debido al impacto del coronavirus, es fácil pasar por alto una realidad aún más triste para los productores: los precios reales que obtienen por sus barriles son aún peores.

Después de colapsar en aproximadamente un 60% este año, el crudo Brent y West Texas Intermediate se han estabilizado en alrededor de US$ 25 por barril. “No es exagerado decir que la industria petrolera enfrenta la crisis más grave de los últimos 100 años”, afirma David Sheppard, columnista de Financial Times.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)