Petroperú retira a sus trabajadores de zona afectada por atentado al Oleoducto

La estatal Petroperú ha tomado la decisión de retirar a sus empleados de de la zona afectada por un atentado contra el Ramal Norte del Oleoducto Norperuano (ORN) ocurrido el 18 de junio pasado.

La empresa argumenta que ha llegado a esta conclusión para “salvaguardar” la “seguridad e integridad” de sus colaboradores “luego que autoridades y pobladores de la comunidad de Jerusalén y Nuevo Progreso, en el distrito de Manseriche, retuvieran ilegalmente y agredieran físicamente a una comisión de representantes de la PCM, la empresa y la Policía Nacional”.

La petrolera estatal, mediante un comunicado oficial, sostiene que parte de esta comitiva, integrada además por el subprefecto de Manseriche, “fue violentada por un grupo de aproximadamente 60 pobladores de Jerusalén, tal como consta en el acta de constatación”.

El hecho se produjo durante una inspección que Petroperú realizaba a las barreras de contención instaladas en la quebrada Saramiriza, dado que “habrían sido removidas deliberadamente por personas no autorizadas, generando de esta manera que el crudo continúe expandiéndose y pueda impactar al río Marañon”.

La empresa pública justifica su desición al alegar que “a pesar de los esfuerzos de Petroperú por controlar la situación a través del diálogo, la población continúa impidiendo que se puedan reiniciar las acciones de contención y recuperación del crudo, condicionándolas al cumplimiento de sus exigencias”.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)