Raúl Molina: «Las Bambas ya se convenció de que es necesario un mineroducto»

Minera Las Bambas, operación asentada en la región Apurímac, controlada por la china MMG Limited y con constantes problemas de logística de un tiempo a esta parte por el bloque frecuente de las vías por las que traslada sus concentrados de cobre hasta un puerto en Arequipa (y que ahora experimenta el impacto de nuevo bloqueo que amenaza con paralizar su producción) ya ha tomado la decisión: construirá un mineroducto.

Antes una alternativa y ahora la única opción viable para seguir produciendo cobre sin que las interrupciones se lleven abajo la arquitectura de sus estimados anuales, y con ella sus proyecciones de retorno de la inversión. Raúl Molina, viceministro de Gobernanza Territorial, adscrito a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), en declaraciones al medio Gestión, dijo: “La empresa ya se convenció de que es necesario un mineroducto, y nosotros reconocemos que la vía produce impacto sobre las comunidades. Por ello apoyaremos con más estaciones el monitoreo al OEFA”. 

El funcionario adelantó que el 27 de octubre se conocerá si MMG decide actualizar su EIA y tomar definitivamente la decisión de construir un mineroducto, como Antamina, para evitar los constantes bloqueos por parte de las comunidades adyacentes a la vía pública. “Tomará tiempo construir un mineroducto, pero es necesario”, dijo Molina.

Han pasado 23 días desde que la comunidad de Cancahuani (Chumbivilcas, Cusco) inició el bloqueo a los camiones con concentrado de cobre de la empresa minera MMG Las Bambas en un tramo del corredor minero, en Cusco. A ella se sumaron siete comunidades más de la provincia, que ejecutan la misma medida de interrupción del tránsito. 

En setiembre, ejecutivos de la minera deslizaron seriamente la posibilidad de construir un mineroducto. En entrevista concedida al diario Gestión, los ejecutivos Álvaro Ossio, vicepresidente Comercial y de Finanzas de MMG, y Domingo Drago, vicepresidente de Asuntos Corporativos y Legales de MMG, declararon que los conflictos sociales los han golpeado fuertemente y que para evitar esto en un futuro evalúan construir un mineroducto cuyo trazo aún no ha sido definido.

Seguimos evaluando otras alternativas. El mineroducto también es una alternativa que se está evaluando, no se ha descartado, sigue en análisis, y requiere una inversión importante”, declaró en aquel entonces Álvaro Ossio. La inversión depende de a dónde llegue el mineroducto, porque puede haber distintos trazos. El destino final podría ser el puerto de Matarani o hasta San Juan de Marcona.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)