Subsidiaria de Minsur invirtió unos US$30 millones en compra de palas japonesas Hitachi

El nuevo gigante en Mina Justa ahora es naranja. Marcobre ha comenzado las pruebas de la primera pala Hitachi EX 5600, de las tres que ha adquirido. ¿A cuánto asciende la inversión? Una fuente de Zamine Service Perú, que ha pedido permanecer en el anonimato, refiere que la inversión en estos tres equipos ronda los US$30 millones.

La segunda está siendo armada en estos momentos y será entregado en julio; las partes de la tercera y última han llegado al puerto y será entregada en agosto. Las tres palas han sido traídas al país por Zamine Service Perú, representante en el país de la gigante japonesa de maquinaria minería.

Unos 11,300 litros llenan su tanque de combustible. En su cucharón entran alrededor de 44,000 kilogramos, en otras palabras, colma un camión minero de 250 toneladas con cinco cargas, aunque la realidad es que los componentes de estas palas se adecúan a las necesidades de los clientes.

Gerente general de Marcobre: «El pico de inversión en Mina Justa se alcanzará en 2019»

Mina Justa se ubica en San Juan de Marcona, en la región Ica, a 300 kilómetros de Lima. Se trata de un proyecto muy importante pues generará en su etapa de construcción entre 8,000 y 9,000 puestos de trabajo. De estos 4,500 serán directos.

Es conocido que Ferreyros entregará al nuevo proyecto Mina Justa, de Marcobre, una flota de más de 50 equipos CAT, entre ellos 26 camiones CAT 793D, con capacidad de carga de 250 toneladas.

La minera peruana Minsur vendió el 40% de sus acciones en el proyecto de cobre Mina Justa a Inversiones Alxar, subsidiaria minera de la chilena Empresas Copec, en abril pasado. El valor de la transacción fue de US$200 millones.

La vida de la mina se estima en alrededor de 20 años. La producción promedio anual del emprendimiento se estima en 51,000 toneladas de concentrado de cobre y 42,000 toneladas de cátodos de cobre.

Mina Justa empleará agua salada en sus operaciones. Para captarla, construirá un terminal multiboyas, que permitirá aspirar 900 m3/hora de agua de mar,  y se prevé que en el procesamiento del mineral se utilicé principalmente agua marina.

La demanda de agua durante la etapa de operación será de 225,3 m3/h (811 L/s); de los cuales, 132 m3/h se destinarán a la planta de óxidos, 446 m3/h para la planta de sulfuros y 180 m3/h para la planta desalinizadora. La demanda hídrica total durante la etapa de construcción se elevará a 1,021,767 m3 (17,8 L/s), de los cuales se usarán 14 L/s para el riego de accesos de acarreo.

El corazón del proyecto minero Mina Justa, de US$1,600 millones, lo compondrán dos plantas de procesos, una para óxidos y otra para sulfuros. La planta de óxidos se emplazará en un área aproximada de 16 ha, tendrá una capacidad de procesamiento nominal de 12 Mt/año y un potencial de diseño de 13 Mt/año. El producto final de este procesamiento será un estimado máximo de 58 000 t/año de cátodos de cobre.

En tanto, la planta de sulfuros se ubicará en un área de 8 ha con una capacidad de procesamiento nominal de 6 Mt/año. El proceso comprenderá desarrollos unitarios de chancado, molienda, flotación, espesado y filtración del concentrado de cobre.

Mina Justa se ubica en San Juan de Marcona, en la región Ica, a 300 kilómetros de Lima. Se trata de un proyecto muy importante pues generará en su etapa de construcción entre 8,000 y 9,000 puestos de trabajo. De estos 4,500 serán directos.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)