«Tras autorización de construcción de Tía María, presentaremos un plan de desarrollo para Islay»

El vicepresidente de Finanzas y CFO de Southern Copper, Raúl Jacob, en una reciente entrevista concedida al medio Prensa Regional, ha revelado la estrategia de la minera para desarrollar el proyecto Tía María tras la obtención del permiso de construcción del plan minero de US$1,400 millones. “Este proyecto, además de aumentar la producción de la compañía en aproximadamente 20%, va a traer grandes beneficios a la provincia de Islay, la región Arequipa y al Perú”, dijo.

Para el ejecutivo del brazo minero de Grupo México, Tía María “está muy cerca de pasar a una nueva etapa que vendría con el permiso de construcción, en la cual vamos a poder desarrollar otro tipo de actividades con mucha profundidad e inversión en la parte social”. Y añadió: “Cuando la compañía reciba la autorización de construcción, ya va a tener la certeza de que en algún momento, en un tiempo por determinarse, el proyecto será una realidad”.

Southern Copper, cerca de convertirse en una minera de un millón de toneladas de cobre

Obtener la licencia de construcción no implica para Southern comenzar con ella. Antes bien, refiere Raúl Jacob, la compañía considera que “la autorización de construcción nos va a permitir presentar un plan de desarrollo para Islay y Arequipa” y “presentarlo quiere decir que ya lo podemos ejecutar, pero necesitamos, para acceder a esos fondos, llegar al punto de tener la certeza de que el proyecto va ir adelante·”. Con la autorización de construcción, Southern enfocará todos sus esfuerzos al ámbito social. Cree Raúl Jacob que el “consenso social, para que el proyecto vaya adelante, será alcanzado en un plazo relativamente corto”.

El ejecutivo informó antes que la ejecución del proyecto Tía María viabilizará el desarrollo acelerado de cuatro proyectos mineros por un valor de $ 8,000 millones. Los mismos forman parte de la cartera de inversión de Southern Copper en el Perú y se estarían ejecutando entre el 2019 y 2025.

Jacob comentó que Tía María es actualmente el proyecto de inversión minera más importante del país, por un valor de $ 1,400 millones. Al mismo se suman proyectos como Los Chancas ($ 2,800 millones, estimado para entrar en operación en el 2022) y Michiquillay ($ 2,500 millones, para iniciar operaciones en el 2025).

Los Chancas y Michiquillay, los proyectos que convertirían a Southern en rey del cobre en 2025

Además Southern Copper estudia la construcción de una nueva fundición con capacidad para procesar un millón de toneladas métricas de concentrado de cobre anuales, además de una nueva refinería. Estas estarían ubicadas en Ilo y representan una inversión de $ 1,300 millones.

“En total, sería una cartera de inversión de $ 8,000 millones de dólares que, consideramos, generará un alto desarrollo para el Perú. Respecto a la fundición, aún en evaluación, tenemos el deseo de trabajar en su desarrollo, pero ciertamente la convicción de ir adelante con un proyecto nuevo mejora cuando el país ofrece condiciones adecuadas de inversión”, dijo Jacob durante su participación en el CFO Summit organizado por Gestión y El Dorado.

El ejecutivo se mostró optimista sobre el futuro del proyecto Tía María, el cual se encuentra a la espera de que el Ministerio de Energía y Minas le entregue la autorización de construcción antes del 1 de agosto, fecha en que vence su Estudio de Impacto Ambiental (EIA). “Hemos cumplido con todas exigencias y normativas para desarrollar el proyecto Tía María y tenemos la convicción de que vamos a recibir la autorización de construcción en las próximas semanas”, sostuvo Jacob en diversas ocasiones.

Southern Copper Corporation pone todos sus esfuerzos en sacar adelante el proyecto de US$1,400 millones Tía María, yacimiento asentado en la región Arequipa y que ya cuenta con todas las licencias necesarios para ponerse en marcha, salvo la de construcción. Esta revista llegó a conocer que la empresa del Grupo México tiene desde ya asignado un Capex para el proyecto de cobre, cuyo futuro debe decidirlo el Ministerio de Energía y Minas antes de que culmine agosto.

Raúl Jacob, de Southern: “Nuestro programa total de inversión en Perú es de US$8,100 millones”

Raúl Jacob afirmó que la empresa cuenta con un presupuesto de US$1,800 millones en Capex para este año y del total US$300 millones “serán invertidos en Tía María” en 2019, siempre y cuando las autoridades aprueben su construcción.

Tía María es el segundo proyecto minero más grande de Arequipa, luego de Pampa de Pongo. Tía María procesará óxidos de cobre de los yacimientos La Tapada y Tía María. El punto más próximo del proyecto al valle de Tambo se encuentra a una distancia de 2.5 kilómetros, en el distrito de Cocachacra, provincia de Islay, región Arequipa. La vigencia del EIA aprobado del proyecto Tía María vence a mitad de año. Southern espera conseguir la licencia de construcción antes de esa fecha límite.

Southern trabaja en un programa laboral de entrenamiento de cientos de pobladores de la provincia de Islay para que puedan competir por uno de los miles de puestos del proceso de construcción del proyecto de cobre Tía María. Tía María tiene previsto la generación de 9,000 puestos de trabajo durante la etapa de construcción tanto directos como indirectos y cerca de 4,800 puestos durante la producción por 20 años que es la vida útil de la mina. La aceptación del proyecto Tía María en la zona de influencia (Islay) pasó de 45% en abril del 2017 a 59% a finales de 2018.

Southern añade 9 camiones Komatsu 980E-4 a su flota de acarreo

Southern Copper estimó que de empezar la construcción del proyecto cuprífero el 2019, esta etapa concluiría a fines del 2020 o inicios del 2021, por lo que se empezaría a producir en la primera mitad del 2021. «De empezar la construcción el 2019, nosotros proyectamos que empezaríamos a producir la primera mitad del 2021 con una producción anual de 120,000 toneladas de cobre», comentó el vicepresidente de Finanzas de la minera, Raúl Jacob, en una conferencia de prensa en diciembre del año pasado.

El proyecto de cobre Tía María, de aprobarse su licencia de construcción, contará con una planta desalinizadora de agua de mar que se instalará al norte del poblado de Mejía, en el sector de playa de la provincia de Islay, en Arequipa. Esta sería una planta desalinizadora por osmosis inversa y tomará el agua directamente del mar.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)