Tregua comercial entre China y EE UU pone de buen humor a principal productor mundial de cobre

¿Se ha desactivando un conflicto de 18 meses entre las dos economías más grandes del mundo? Pues todo los esfuerzos van hacia esa dirección… aparentemente. Estados Unidos y China firmaron ayer miércoles la Fase 1 del esperado acuerdo comercial que promete poner fin a la guerra de aranceles que sacudió a la economía mundial. 

El acuerdo de la Fase 1 pone fin a una guerra comercial marcada por tarifas que ha afectado a cientos de miles de millones de dólares en bienes. Y la minería es uno de ellos. Al respecto, desde el principal país productor mundial de cobre ha habido declaraciones de optimismo.

El ministro de Minería de Chile, Baldo Prokurica, respecto a la firma de la primera etapa del acuerdo comercial entre China y EEUU, dijo que estas son noticias positivas para su nación. “Los anuncios del término de la guerra comercial van a generar un espacio muy importante para el crecimiento y la recuperación del crecimiento de China y de EEUU, y eso por supuesto que va a significar un mayor consumo de cobre y un mayor consumo de minerales”, argumentó.

Desde el Gobierno del país que genera alrededor de 6 millones de toneladas de concentrados de cobre anualmente sostienen que el consenso general es que el cobre tendrá “un precio similar a los US$3 la libra, si estas condiciones se mantienen y si este acuerdo, finalmente, se firma”. 

Y añadió: “Hoy tenemos esa gran noticia que es este aumento del precio de la libra de cobre que significa que por cada centavo que aumenta son US$60 millones que ingresan al país”.

El pacto entre ambas potencias económicas reducirá algunas tarifas y hará que Pekín impulse la compra de bienes y servicios estadounidenses, El presidente Donald Trump y el viceprimer ministro Liu He, que lideró la parte china en las conversaciones comerciales con Washington, suscribieron el documento de 86 páginas en un evento realizado en la Casa Blanca, ante más de 200 invitados de los círculos empresariales, gubernamentales y diplomáticos.

Aunque aranceles por cientos de miles de millones de dólares seguirán vigentes por ambos lados, parte de la incertidumbre se desvanece. Los asuntos más difíciles, no obstante, quedaron pendientes de ser resueltos en las negociaciones de la “Fase 2”, incluidos los masivos subsidios estatales a las industrias.

Autor: Jean Pierre Fernandez (jpfernandez@prensagrupo.com)