¿Y la licencia para cuándo?: MEF adelantó opinión, pero Tía María aún es incierto

¿Y la licencia para cuándo?: MEF adelantó opinión, pero Tía María aún es incierto

Gran sorpresa generó las declaraciones del ministro de Economía y Finanzas, Carlos Oliva, cuando barajó la posibilidad de que la licencia de construcción para el proyecto Tía María saldría en la tercera semana de junio.

En aquella oportunidad, y a sabiendas de que el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto caducaba en agosto, el ministro apresuró su opinión para confesar que el Estado otorgaría la licencia de construcción «en el transcurso de la próxima semana», según confesó en una breve pero contundente conversación con Gestión.pe.

Faltan pocos días para que culmine junio, pero la licencia destaca por su ausencia. Irónicamente, lo que sí ha surgido, y con gran fuerza, es el levantamiento de los habitantes del valle de Tambo, quienes, temerosos de que sus cultivos y fuentes de agua sean afectados por el desarrollo futuro del proyecto minero, se unireron a diversos gremios de Arequipa para gritar al unísono «Tía María no va».

¿Fue una patinada, desliz o irresponsabilidad del ministro Carlos Oliva al adelantar opinión? Eso queda a juicio propio de los lectores. Pero, como bien sabemos, decirle sí o no a Tía María, al final no es competencia del MEF, sino únicamente del Ministerio de Energía y Minas (Minem), cuyo titular, Francisco Ísmodes, ha preferido ser más prudente y apoyar decididamente las buenas relaciones entre Southern Copper y las comunidades de impacto directo.

En esa dirección, y para desterrar creencias en torno al proyecto, Southern ha enfatizado que Tía María utilizará agua de mar desalinizada para las operaciones mineras, las mismas que requerirán un volumen de 235 l/s. Del total de agua de mar captado el 40% se usará en el proceso minero, y el 60% será devuelto al mar en forma de salmuera, sin generar impactos ambientales negativos.

Asimismo, respecto a los temores de una posible afectación a la fuentes de agua, la empresa aclaró que las aguas subterráneas donde se ubica el proyecto minero no tiene ninguna conexión con el acuífero del río Tambo. Incluso, hace poco la Cámara de Comercio y Producción de Mollendo aseguró que las aguas del río Tambo ya están contaminadas con arsénico y boro, sin haberse todavía realizado alguna actividad minera en dicha zona.

¿Cuándo se le entregará la licencia de construcción a Tía María? Eso aún sigue siendo un misterio, pero lo cierto es que el EIA vence en agosto y el reloj empieza a jugar en contra. Comenzar un nuevo estudio ambiental para un proyecto de US$ 1,400 millones, podría desalentar a cualquier inversionista: ¿podría suceder con Southern? Solo el tiempo lo dirá.