Yanacocha pierde apelaciones por autorización para verter aguas industriales del proyecto Conga

Yanacocha pierde apelaciones por autorización para verter aguas industriales del proyecto Conga

La Autoridad Nacional del Agua (ANA), a través del Tribunal de Controversias Hídricas y el día 25 de marzo último, declaró infundado dos recursos de apelaciones presentados por la empresa Minera Yanacocha, relacionados a la autorización para el vertimiento de aguas industriales tratadas provenientes de dos pozas de sedimentación del proyecto Conga.

El 24 de octubre del 2018, la Dirección de Calidad y Evaluación de Recursos Hídricos (DCERH) – otra dependencia del ANA -, mediante sendas resoluciones directorales, declaró la extinción (por la causal de caducidad) de su autorización de vertimiento de aguas industriales tratadas otorgadas por las resoluciones N° 146-2011-ANA-DGCRH y N° 152-2011-ANA-DGCRH.

Ambas resoluciones, del año 2011, conferían a Minera Yanacocha la autorización para verter las aguas industriales tratadas de dos pozas de sedimentación: Ataguía Principal-Proyecto Conga (ubicado en los distritos Sorochuco, Huasmín y La Encalada) y Alto Jadibamba N° 1-Proyecto Conga (distrito Sorochuco), cuyas aguas serían descargadas a las quebradas Grande y Pencayoc.

Por ejemplo, en la quebrada Grande se pensaba descargar un volumen anual total de 14 765 430 m3 (régimen continuo), mientras que en Pencayoc se descargaría un volumen de 172 438.77 m3 (régimen intermitente).

El plazo de vigencia de las dos autorizaciones de vertimiento estaba contemplado por dos años, contados a partir del inicio de operaciones de los sistemas de tratamiento de agua residual de Ataguía Principal y Alto Jadibamba N° 1.

Investigación y apelación

La Dirección de Calidad emprendió en julio del 2018 el procedimiento para extinguir las dos autorizaciones y, luego, a fines de setiembre, concluyó que Minera Yanacocha no había iniciado el proyecto dentro de un plazo igual al de la autorización de vertimiento o reúso, configurándose así la causal de caducidad, establecida en el Reglamento de la Ley de Recursos Hídricos y el Reglamento para el Otorgamiento de Autorizaciones de Vertimiento y Reúso de Aguas. Uun mes después, en octubre, la DCERH dio el puntillazo final.

Como respuesta, Minera Yanacocha, en noviembre del 2018, interpuso sendos recursos de apelación contra las resoluciones previas de la DCERH, aduciendo que no cumplió con iniciar el proyecto de vertimiento de aguas industriales, dentro del plazo de 2 años, por un caso fortuito, es decir, por causas ajenas a su voluntad y responsabilidad.

El desenlace

Sin embargo, el Tribunal de Controversias Hídricas, con base en el artículo 1315 del Código Civil y en las definiciones del lexicógrafo Guillermo Cabanellas, consideró que Minera Yanacocha solo se limitó a señalar el incumplimiento por un caso fortuito, pero que no indicó cuál fue el evento extraordinario, imprevisible e irresistible que impidió la ejecución de los proyectos, ni que tampoco acreditó su ocurrencia con medios probatorios.

De esta manera, precisó que la Dirección de Calidad y Evaluación de Recursos Hídricos evaluó todas las circunstancias que la llevaron a concluir motivadamente que se ha configurado la causal de caducidad para la extinción de las autorizaciones de vertimiento de aguas residuales industriales tratadas, procedentes de dos pozas de sedimentación y que serían descargadas a las quebradas Grande y Pencayoc.